Sao Paulo. La transición a un nuevo presidente del banco central brasileño en enero será una de las más fluidas de la historia debido a que asumirá un sucesor escogido por el propio actual titular de la entidad, dijo este lunes el presidente saliente del banco central, Henrique Meirelles.

"Estoy muy contento con la elección de Alexandre Tombini como próximo presidente del banco central", dijo Meirelles en un seminario de negocios. "Él fue, y es, el candidato que escogí".

Tombini, de 46 años, actualmente se desempeña como director de supervisión para la banca del banco central.

La designación de Tombini aún debe ser aprobada por el Senado brasileño. De ser confirmado, Tombini asumirá el cargo el 1 de enero.

Meirelles, que se ha desempeñado como presidente del banco central por casi ocho años, dijo el lunes, "decidí a principios de 2010 retirarme del cargo. Sentí que Tombini era el mejor preparado para tomar mi lugar".

Meirelles dijo que se retira del banco central "con la sensación de una misión cumplida".

El desafío más reciente del banco que involucró al banco central tuvo relación con un préstamo y un cambio de administración negociado de Banco Panamericano SA (BPNM4.BR).

Meirelles dijo: "Este último problema [Banco Panamericano] ya está superado [...] Gracias una administración prudente, estamos dejando el sistema financiero en una excelente condición".