Los diputados conocieron este lunes en primer debate, el dictamen de la Ley de Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República correspondiente al ejercicio fiscal 2011 por la cantidad de 133.000 millones de lempiras (US$6.900 millones).

El dictamen contiene entre sus disposiciones generales la prórroga por un año del estado de emergencia fiscal y financiera, así como el congelamiento de sueldos de los empleados públicos y la prohibición de hacer contrataciones de personal.

La Ley de Emergencia Financiera y Fiscal fue aprobada en marzo con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2010 y el objetivo es atender de manera integral la crisis en las finanzas públicas y obtener de manera ágil los desembolsos financieros de los organismos internacionales de crédito.

El presupuesto 2011, según el dictamen, es de 133.000 millones de lempiras (US$6.900 millones) de los que 75.675 millones (US$3.925 millones) corresponden al gobierno Central y más de 57.000 millones (US$2.957 millones) para las instituciones del sector descentralizado.

Antes del inicio de la discusión compareció ante el pleno el secretario de Finanzas, William Chong Wong, para dar explicaciones de las prioridades presupuestarias, en particular de las medidas para mejorar la recaudación de impuestos.

El presidente de la Comisión de Presupuesto, Héctor Guillén, informó que al final de su aprobación el presupuesto puede ser incrementado en 5.900 millones de lempiras, de acuerdo con las solicitudes de ampliación que solicitaron varias instituciones del Estado.

El dictamen deja establecidas las prioridades para asegurar los ingresos en forma realista y sustentada y canaliza los recursos públicos hacia programas y proyectos que mejor impactan y responden a las prioridades del gobierno en materia de desarrollo humano, reactivación de la producción nacional y generación de empleo.

Contiene también una política de finanzas públicas "transparentes, con probidad y corrección de las situaciones fiscales apremiantes, como el control del déficit fiscal, aplicación oportuna de medidas que compensen las caídas en los ingresos, dimensionamiento de los egresos con los ingresos y asegurará que se asignen a tiempo los recursos para la ejecución debida de aquellos programas y proyectos que beneficien a los más necesitados.

El presupuesto 2011 fue elaborado en el marco de la Ley para el Establecimiento de una Visión de País y la Adopción de un Plan de Nación en Honduras; se establece una alianza estratégica entre la Secretaría de la Presidencia y la Secretaría Técnica de Planificación y Cooperación Externa, por eso se vinculó el proyecto distribuyendo los recursos de acuerdo con las regiones de desarrollo que contempla el Plan de Visión de País.

Este presupuesto, según los dictaminadores, pretende asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas, las cuales vincula a las políticas de desarrollo, mediante una reforma integral al sistema tributario, la racionalización del gasto y la mejora en la gestión pública.

En cuanto al manejo de las finanzas, el presupuesto pretende establecer un control de endeudamiento interno, congelar nuevas contrataciones, homologa el Sistema de Administración de los Recursos Humanos Docentes (Siaredh) al Sistema de Administración Financiera Integrado (Siafi) para eliminar el desorden que hay en la contratación de los maestros.

Ingresos. Con relación al presupuesto de ingresos, se plantea obtener 50.299 millones de ingresos tributarios, aportados por el Impuesto Sobre la Renta (16.769 millones de lempiras); Impuesto Sobre la Propiedad (493 millones); Impuesto Sobre la Producción, Consumo y Ventas (22.057 millones); Impuestos sobre Servicios y Actividades Específicas (8.753 millones); Impuesto Sobre las Importaciones (2.214 millones); Impuesto a los beneficios eventuales y juegos de azar (12.3 millones).

A nivel de ingresos no tributarios proyecta recaudar 2.348.6 millones de lempiras, en concepto de tasas, derechos, cánones y regalías, multas, venta de servicios, rentas de las propiedades, intereses de depósitos y alquileres, entre otros.

Otro de los renglones importantes es el del endeudamiento público, cuyo monto está fijado en 9.869,3 millones de lempiras, igual cantidad tiene asignada en colocación de títulos y valores a largo plazo de la deuda interna.

En obtención de préstamos, el presupuesto fija la cantidad de 8.172,789,401; en el rubro de obtención de préstamos a corto plazo una suma de 2.496,268; y 5.676.5 millones a los préstamos de largo plazo. Los ingresos totales suman 75.675. 2 millones de lempiras.

El Fondo de Desarrollo Departamental será constituido con 400 millones de lempiras para la ejecución de proyectos de desarrollo social en los municipios sobre los cuales la Presidencia del Congreso Nacional distribuye a discreción total.

Nuevas Secretarías. Por otra parte, se autoriza a la Secretaría de Finanzas, para que asigne a la Secretaría de los Derechos Humanos y la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afro Hondureños la cantidad de 35 millones de lempiras a cada una y 14 millones 235,800 para la creación de la Comisión para la Promoción de la Alianza Público Privada, para atender sus gastos de funcionamiento, equipamiento y compra de vehículos.

También se autoriza la asignación de 50 millones de lempiras para la Ley de Salarios complementarios en zonas rurales y urbano marginales.

Igualmente, autorizar al Fondo Vial para que con fondos propios realice la reconstrucción de las pistas de los aeropuertos de Choluteca, Cucuyagua, Copán, El Aguacate, Olancho, Tela, Atlántida y Gracias, Lempira

Se instruye a la Secretaría de Obras Públicas Transporte y Vivienda (Soptravi), componente Señalización Vial; asigne los fondos necesarios para la señalización vertical y horizontal de la red pavimentada de Roatán, Islas de la Bahía

También se autoriza a la Secretaría de Relaciones Exteriores para que reformule su presupuesto y a la vez crear la Oficina de Intereses Comerciales en China Continental, el Consulado General de Honduras en Barcelona, España, para el Apoyo del Programa Nacional de Inversiones, para fortalecer la Embajada de Honduras en Madrid, España, y el Consulado en la ciudad de Toronto, Canadá.

Y, además, se autoriza a la Secretaría de Salud, a que reformule su presupuesto de inversiones de acuerdo con los análisis efectuados para el mejoramiento de la red hospitalaria nacional.