Londres/Mumbai. La producción fabril se desaceleró levemente en Asia en diciembre, pero la manufactura en la zona euro cerró el tenso 2010 con una nota optimista, gracias a las señales de que los pedidos de exportación también están aumentando en los países de la periferia regional.

El incremento de los pedidos nuevos y la mejora del mercado laboral ayudaron a la expansión del sector manufacturero del bloque monetario por cuarto mes consecutivo, según los índices de gerentes de compra conocidos este lunes.

En las aún veloces economías de China e India, la industria manufacturera se expandió con fuerza, aunque a un ritmo más lento que en los meses previos, lo que significó un alivio de las preocupaciones por un eventual sobrecalentamiento en Asia.

Las fábricas de Corea del Sur reportaron su crecimiento más fuerte en siete meses en diciembre.

Las potencias europeas de Alemania y Francia siguieron a la cabeza de la recuperación industrial del área monetaria de 17 países.

Pero la producción también creció bastante más en gran parte de la periferia de la zona euro, donde las preocupaciones por la deuda todavía pesaban sobre los mercados financieros en el primer día de operaciones del 2011. Los pedidos de exportación resurgieron tras la persistente caída en el valor del euro.

"Alemania siguió siendo el de mejor desempeño, con un crecimiento cercano al récord, seguido por Francia, donde el PMI cayó sólo ligeramente desde el máximo de 10 años alcanzado en noviembre", dijo Chris Williamson, economista jefe de Markit.

"Sin embargo, hubo alentadoras señales también en la periferia, donde las ventas al exterior ayudaron a impulsar el crecimiento de la producción en todos los casos, salvo Grecia, donde la tasa de declive al menos se moderó", añadió.

Se prevé que el índice de gerentes de compra de Estados Unidos, que se conocerá más tarde, suba levemente a 56,9% en diciembre desde 56,6% el mes anterior, lo que sería una nueva evidencia de que la recuperación del país está ganando fuerza.

Estas cifras dejan a Japón y a parte de la zona euro como los principales lastres de la economía global.

Los mercados en Europa, afectados por el bajo volumen posterior a las fiestas de fin de año, mostraron poca reacción al dato de PMI.

Mientras los inversores esperaban un trimestre cargado de emisiones de deuda en la zona euro, los bonos del gobierno alemán subían y el euro retomaba su descenso contra el dólar.

"Todavía está la duda de si las cosas van a estallar de nuevo, ya que todos tienen que hacer muchas emisiones y eso llevará a más tensiones sobre la periferia", dijo un operador de renta fija de Londres.


Repunte en exportaciones de zona euro


El índice de gerentes de compra (PMI) de Markit, que registra la actividad manufacturera en todas las principales economías de la zona euro, subió a 57,1% en diciembre desde un dato preliminar de 56,8% y de 55,3% en noviembre.

El medidor, que estuvo cerca de un máximo de 46 meses alcanzado en abril, reflejó una vez más la fuerte recuperación del sector en Alemania y Francia, motores económicos de la región.

En Alemania, las manufactureras aumentaron su personal al ritmo más acelerado en al menos 14 años y el índice PMI general subió a un revisado 60,7%, su mejor nivel desde julio.

El PMI irlandés alcanzó su mayor nivel desde mayo y el de España subió gracias a su mayor tasa mensual de pedidos del extranjero en más de una década, aunque la producción fabril en Grecia se mantuvo débil.

Pero el panorama de crecimiento para Europa se mantuvo frágil, dados los recortes previstos en los presupuestos fiscales, que se espera que afecten por años.

Analistas consultados por Reuters el mes pasado esperaban que el crecimiento intertrimestral en la zona euro alcance un techo del 0,5% en los próximos dos años.

Las economías emergentes, como China e India, han resurgido de la crisis financiera global mucho más rápido que los países desarrollados, elevando las expectativas de un crecimiento global de dos ritmos.

Pero también están enfrentando presiones inflacionarias por los mayores precios de los alimentos y los combustibles, así como alzas en los activos impulsadas por la fuerte entrada de flujos de inversionistas que ven mayores retornos que los ofrecidos en las naciones desarrolladas.

Indonesia dijo que su índice de precios al consumidor (IPC) subió casi un 7 por ciento anual en diciembre, lo que refleja el riesgo de que el crecimiento de Asia pueda acarrear un endurecimiento de la política monetaria.

En China, el PMI oficial bajó a 53,9% en diciembre desde 55,2% en noviembre, según datos divulgados el día de Año Nuevo. La cifra estuvo debajo de los pronósticos, pero también alivió las preocupaciones sobre un sobrecalentamiento de la economía, cuya inflación llegó a un máximo de 28 meses en noviembre.

En India, el PMI de HSBC Markit se mantuvo alto en 56,7%, aunque bajó desde el 58,4% de noviembre, que fue la mayor lectura en seis meses.

"Quizás estamos viendo las primeras señales de que el endurecimiento monetario en China e India está mostrando algo de impacto sobre sus actividades domésticas, mientras que el repunte en Estados Unidos, Alemania y Europa está beneficiando a los países exportadores más pequeños", dijo Robert Prior-Wandesforde, economista de Credit Suisse en Singapur.

La actividad manufacturera de Japón se contrajo por cuarto mes consecutivo en diciembre, con el índice PMI de Markit/JMMA por debajo del nivel 50, aunque subió a 48,3 desde 47,3 en noviembre, lo que demuestra que la contracción es menor.