Tokio. La producción industrial japonesa cayó 0,1% en mayo y las exportaciones sufrieron su mayor merma en más de un año, lo que sugiere que los beneficios de un rebote en las ventas a economías asiáticas emergentes se estaría moderando.

Las compañías manufactureras que participaron del sondeo del gobierno dijeron que la producción se incrementaría ligeramente en junio y julio, una señal de que la actividad fabril continuará apoyando la frágil recuperación económica.

"La caída se produjo como reacción a un rápido aumento de la producción en el primer trimestre, mientras el rebote en las exportaciones se desaceleró (...) No es una sorpresa negativa, pero la caída en las exportaciones y el incremento en los inventarios es preocupante", dijo Yoshiki Shinke, economista del Instituto Dai-ichi Life.

"El ritmo de crecimiento de la producción industrial seguirá desacelerándose, pero eso no significa que la economía se debilitará o volverá a la recesión. Las exportaciones y el gasto de capital apuntalarán la moderada recuperación económica en los próximos meses", agregó.

El incremento de 0,1% en la producción durante mayo coincidió en buena parte con el promedio previsto por el mercado, que calculaba que no habría cambios.

Los datos sugieren que la recuperación japonesa, que depende de las exportaciones, aún es débil, en momentos en que el primer ministro, Naoto Kan, trata de atraer a los votantes antes de una elección legislativa con promesas de que su Partido Democrático podrá fortalecer la economía y reparar las finanzas públicas con más impuestos.

Expectativas. De acuerdo con los fabricantes consultados por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria, la producción crecería 0,4% en junio y 1% durante julio, mostraron el reporte.

Las exportaciones se redujeron 1,7% en mayo, su máxima caída desde febrero del año pasado, y los inventarios crecieron 2% en mayo, su mayor incremento desde agosto del 2004.

En tanto, las automotrices redujeron su producción de autos destinados a Estados Unidos, Australia y Asia al desacelerarse el crecimiento de las exportaciones.

Otras cifras separadas del gobierno mostraron que el desempleo creció en mayo, pero la disponibilidad de trabajos mejoró más que lo previsto, con una recuperación irregular en el mercado laboral luego de que la economía emergió de la recesión el año pasado.

Sólidas cifras de exportaciones ayudaron a la economía japonesa a crecer 1,2% desde enero a marzo con respecto al trimestre anterior, un avance mayor que el de Estados Unidos y la eurozona en el mismo período.


Pero el crecimiento anual de las exportaciones se desaceleró por tercer mes consecutivo en mayo, según mostraron datos reportados la semana pasada, lo que podría dañar la producción fabril nipona debido a que la economía depende de la demanda externa.