Pekín/Shanghai. China mantendría un crecimiento económico fuerte en el resto del año y no hay necesidad de lanzar un segundo plan de estímulo, dijeron economistas del gobierno según declaraciones publicadas el jueves.

El Centro de Información Estatal, que funciona bajo la Comisión Nacional para el Desarrollo y la Reforma, prevé un crecimiento del 9,5% para este año, cifra que sería cercana al promedio de los últimos 30 años y que refleja el potencial de expansión de China, informó el oficial China Securities Journal.

En noviembre pasado, el centro había dicho que la economía china crecería 8,5% en el 2010 y había reiterado esa estimación en diciembre.

Por separado, Wang Yiming, vicejefe de la Academia de Investigaciones Macroeconómicas, entidad que también opera bajo la órbita de la Comisión, dijo a la edición extranjera del oficial People's Daily que esperaba un crecimiento del 9,5% a 10% para este año y advirtió que había riesgo de una aceleración de la inflación en el segundo semestre.

Un sondeo de Reuters entre economistas publicado este mes arrojó una medida de un crecimiento del 10%, pero la encuesta fue realizada antes de la publicación de las cifras del PIB para el segundo trimestre.

La expansión de China se moderó a 10,3% en el segundo trimestre desde 11,9% en el primero, afectada por ajustes monetarios y fiscales.

Estímulos. La desaceleración generó expectativas en el mercado sobre la posibilidad de que Pekín pueda reducir sus ajustes o incluso anunciar medidas de estímulo.

Sin embargo, Yi Xianrong, un importante investigador de la Academia China de Ciencias Sociales, se mostró en desacuerdo con esa idea.

"La dirección del crecimiento macroeconómico de China no se revertirá y el gobierno no debería introducir nuevas políticas para estimular la economía", escribió Yi en un artículo publicado en el Financial News, diario que es dirigido por el banco central.

Wang , en tanto, consideró imposible que China experimente una "doble caída" este año, que definió como un regreso a un crecimiento en torno al 6,5%, como en el primer trimestre de 2009, una tasa excepcionalmente baja para los estándares chinos.

Agregó que los controles del gobierno a la especulación inmobiliaria este año suponen sólo una solución a corto plazo para el problema. A largo plazo hará que abrir más vías para la inversión, incluidas más oportunidades de inversión en el extranjero, precisó. 

Con información de Reuters y Dow Jones Newswires