Quito. Ecuador acoge a unas 300 personas vinculadas al sector de la salud de 20 países iberoamericanos, para analizar temas sobre medicina familiar y programas hospitalarios de atención primaria.

En el encuentro que se realiza entre este viernes y sábado en Quito, los participantes analizan cinco ejes: cobertura universal y medicina familiar, participación y comunicación social para medicina familiar, comunitaria y atención primaria en salud, programas formativos en Iberoamérica, certificación y acreditación profesional, y producción y difusión de conocimientos en medicina familiar y comunitaria.

Conclusiones, recomendaciones y acuerdos que se obtengan de la reunión serán resumidos en la Carta de Quito, la que presentará en la 67 Asamblea Mundial de Salud, el próximo mes.

La ministra de Salud del Ecuador, Carina Vance, ofrecerá al auditorio una conferencia magistral sobre el papel de la medicina familiar y comunitaria en el modelo de atención integral de salud en el país andino.

Con el aval de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la reunión internacional tiene como finalidad evaluar desde la medicina familiar los objetivos planteados en las cumbres anteriores, analizando nuevas propuestas para viabilizarlos y avanzar hacia la cobertura universal.

La medicina familiar en Ecuador es una política de Estado. Con la Constitución de 2008, el MSP implementó el modelo de atención integral de salud orientado a mejorar los servicios clínicos basados en la prevención de enfermedades, que incluyen un enfoque más cercano al individuo, la familia y la comunidad.

El país también trabaja en la formación masiva de médicos de familia, con la creación del postgrado de medicina familiar y comunitaria y de la maestría de enfermería familiar. Además se trabaja en la formación de Técnicos de Atención Primaria en Salud (TAPS).

En 2013 se entregaron 509 becas para esta especialidad. Y al momento existen aproximadamente 300 médicos familiares.

El análisis de los diferentes ejes, así como las conclusiones, recomendaciones y acuerdos que se obtengan serán resumidos en la Carta de Quito, la cual será firmada por las autoridades participantes y se presentará en la 67 Asamblea Mundial de Salud, que se realizará el próximo mes.