Madrid.  España evitará el efecto contagio de Irlanda si sigue emprendiendo la línea de reformas iniciada, afirmó el martes el secretario de estado de Hacienda español, Carlos Ocaña.

Irlanda alcanzó el domingo un acuerdo para un paquete de rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, que le permitiría enfrentar su crisis de deuda y sanear su banca.

"No tendremos problemas con relación a Irlanda si llevamos a cabo todos los ajustes y las reformas que hemos hecho y las que aún quedan por hacer, como la reforma de pensiones", dijo Ocaña a periodistas tras comparecer en una comisión de presupuestos en el Senado.

El funcionario añadió que el país debe seguir mostrando que cumple con sus compromisos de ajuste fiscal y que no cree que sean necesarias nuevas medidas de ajuste si persiste en la senda iniciada.

"España ha tomado medidas de ajuste muy importantes, las tomamos en el mes de mayo y en la medida en la que hagamos todas las reformas y se mantenga el esfuerzo de austeridad (...), no tendremos ningún problema", dijo.

En su intervención en la comisión presupuestaria del Senado, el otro secretario de Estado de la oficina económica, José Manuel Campa, insistió en la misma dirección al afirmar que la mejor forma de combatir las dudas de los mercados era seguir trabajando en las reformas.

Sobre la base de los compromisos adoptados con Bruselas, España debe reducir el déficit público al 9,3% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2010, al 6% en el 2011 y al 3% en el 2013, desde el 11,1% del 2009.