Aún bajo los efectos negativos para el sector del incremento salarial pactado entre el Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB), del 3% al mínimo nacional y 5,5% al haber básico, los empresarios aseguraron este lunes que más del 60% de los trabajadores, no asalariados, no tienen motivo alguno para celebrar en el Día del Trabajo, que se recuerda el 1 de mayo.

"En 2008, el 16% de la población ocupada ganaba menos del mínimo; hoy esa cifra aumentó al 25% y si consideramos los que trabajan a medio tiempo, la cifra alcanza al 42%. Más del 70% de los trabajadores bolivianos no tienen seguro, derecho a vacación, a subsidios y ni siquiera derecho a un aguinaldo; el 60% son no asalariados. El desempleo urbano llega ya al 4.9% y empeora entre los jóvenes, que en 2012 presentaban un 5,6% de desempleo abierto y hoy llegan a 9.1%", dijo el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas.

En un comunicado divulgado hoy, el empresario aseveró que existe una "especie de ceguera voluntaria que no quiere ver la gravedad del problema del empleo en Bolivia y persisten en el propósito irracional de reducirlo al tema salarial, buscando la inviabilidad económica de quienes generan las fuentes de trabajo y aumentando las barreras para la formalidad y el empleo decente.

Explicó que en los últimos años, los indicadores referidos al empleo muestran cifras críticas que sitúan a Bolivia en los últimos lugares de la región.

La pasada semana, el Gobierno y la COB pactaron un aumento salarial para la gestión 2018 del 3% al salario mínimo nacional y 5,5% al haber básico, más la posibilidad del pago del segundo aguinaldo en diciembre; lo que originó la protesta del sector empresarial que se declaró en emergencia, ante también la futura promulgación de la Ley de Creación de Empresas Sociales.

"Los incrementos irracionales, los segundos aguinaldos y la generación de condiciones para viabilizar la expropiación de empresas, solo se aplican contra el sector privado formal, e incluso hay más permisividad en el sector público que, por ejemplo muestra, en las cifras, que contrata cada vez más trabajadores eventuales, es decir consultores sin derechos y sin estabilidad”, dijo Nostas.