Tras un intenso cabildeo y 250 reuniones con gobernadores, congresistas, la Iniciativa Privada y autoridades de la Casa Blanca en el 2017, el sector privado mexicano afirma que ha logrado subir el costo político al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para una posible salida del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); sin embargo, reconoce: “No hemos erradicado el riesgo (...) Se debe mantener la cautela”.

Moisés Kalach, coordinador general del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) —conocido coloquialmente como el Cuarto de Junto—, asegura que el equipo negociador mexicano se encuentra “tranquilo” rumbo a la sexta ronda de negociaciones del TLCAN 2.0 y prevé que haya avances en al menos seis de las 30 mesas que se pretenden modernizar.

En entrevista con El Economista, el empresario mexicano recomienda cautela ante los comentarios de Trump sobre la flexibilidad de Estados Unidos para alargar el periodo de las negociaciones del TLCAN por el proceso electoral de México.

“Así como cuando hace comentarios negativos el presidente Trump pedimos que se tome con cautela,  lo que me permito sugerir es que estos comentarios también se tomen con cautela. Hasta el día de hoy no tenemos otra agenda de negociación”, asegura Kalach.

La negociación de la sexta ronda comenzará el próximo domingo 21 de enero en Montreal, Canadá, con algunas mesas y formalmente terminan el 28 con la reunión ministerial. “Esa es la única agenda conocida hasta hoy después de esta agenda no tenemos claridad de hacia dónde vamos”, afirma.

Para el equipo negociador, lo más importante serán las expectativas de Montreal y ver las señales para definir si es satisfactoria, no es tanto enfocarse en un calendario.

El coordinador general del Cuarto de Junto dice: “Hemos dicho que la calidad de la negociación es más importante que un calendario y ahora lo más importante es esperar señales claras de que el equipo de Estados Unidos está dispuesto a moverse en los temas controversiales y eso es lo más importante”.

De acuerdo con Moisés Kalach, “hoy se cuenta con una mejor posición sobre la importancia del TLCAN, pero no hemos erradicado el riesgo de que Trump se pueda salir”.

Añade: “Estamos muy satisfechos con el cabildeo, hemos subido el costo a una posible salida del TLCAN. Tuvimos 250 reuniones en el 2017: 64 con gobernadores del territorio estadounidense, 70 con congresistas y senadores, 40 con funcionarios de la Casa Blanca y 95 con la Iniciativa Privada. Creemos que la estrategia ha sido muy efectiva para subirle el costo de salida al presidente”.

En este sentido, en Canadá se tocarán los temas primordiales y se va a sesionar con las 30 mesas de la negociación, por lo que se perciben avances sustanciales y congelarlos.

Sobre el tema de reglas de origen en el sector automotriz no existe margen para modificar el contenido nacional, porque alteraría las condiciones de manufactura y la competitividad. En tanto, México está dispuesto a ceder en una revisión quinquenal del tratado; además de temas como anticorrupción, comercio electrónico, inversión, entre otros.