Ciudad de México.- A unos días de que la Secretaría de Hacienda presente la propuesta de paquete económico 2018 al Congreso de la Unión, el sector privado del país pide que el proyecto sea “realista, objetivo y transparente”, pues existe preocupación de que los recursos sean insuficientes para financiar los programas propuestos por el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) estimó que las propuestas del nuevo gobierno contemplan programas que requerirán importantes recursos adicionales, que podrían superar cinco puntos del PIB.

En su mensaje semanal, el organismo privado mencionó que la apuesta es que los recursos necesarios se obtendrán de medidas como los ahorros burocráticos que se intentan, además de la disminución de los recursos a entidades federativas y principalmente por el combate de la corrupción, que por sí solo estiman un ahorro de 500.000 millones de pesos (US$26.411 millones).

“El reto que enfrentará la nueva administración no es trivial ya que es evidente el escaso margen de maniobra que tiene en materia de gasto. En el Presupuesto 2018 se informó que el total de gastos obligatorios ascendía a 4.382 miles de millones de pesos (US$231.466 millones), de tal manera que el margen de maniobra, la diferencia con el gasto total ascendía a 863.000 millones de pesos (US$45.585 millones), equivalente a poco más de 3 puntos del PIB, pero insuficiente para cubrir los cerca de cinco puntos que requerirá la nueva administración para concretar los programas propuestos”, advierte el sector privado.

El CEESP explicó que elaborar la estimación de los ingresos y el gasto público cada año es complejo, pero en esta ocasión la dificultad aumenta por varias razones: primero, los resultados más recientes muestran un debilitamiento de la actividad económica del país y en ese sentido los pronósticos de crecimiento se han ido ajustando a la baja, tanto para este como para el siguiente año.

Además, la evolución de las tasas de interés, que son un indicador importante para el cálculo del paquete económico, anticipa nuevas alzas, así como la permanencia de volatilidad del mercado cambiario.

A este entorno habrá que incluir la incertidumbre sobre la resolución final del TLCAN. Esto hace evidente la necesidad de un marco macroeconómico realista.

“Existe la preocupación de que esto no sea suficiente para financiar los programas propuestos, además de que en materia de ingresos se anunció que se mantendrá el compromiso de las autoridades de no incrementar las tasas impositivas ni crear nuevos impuestos, aunque al mismo tiempo se contemplan reducciones en la tasa de ISR e IVA en la frontera”, refirieron los analistas del sector empresarial.