Sandra Pinto y sus tres hijos integran la lista de tres millones de hondureños que padecen hambre, al carecer de un trabajo que les permita adquirir los alimentos necesarios para subsistir.

Sin saberlo, Sandra está incorporada en las nuevas cifras de la pobreza y el desempleo contenidas en la Trigésima Encuesta Permanente de Hogares, reveladas ayer en un hotel de lujo por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Nuevos pobres. Madre soltera y desempleada, Sandra reside en la aldea de Monte Verde, Cortés, y efectúa trabajos domésticos de manera eventual para poder alimentar a sus pequeños.

Como ella, según el INE, se encuentran seis de cada 10 hondureños bajo la línea de pobreza. En la nueva encuesta del INE se determina que la población total de Honduras asciende a ocho millones 41 mil 654 personas.

Para mayo de 2010, el 60% de 1.737.262 de hogares hondureños se encontraban en condiciones de pobreza, ya que sus ingresos se registran por debajo del costo de una canasta básica de consumo que incluye alimentos y otros bienes y servicios.

Datos del INE indican que el costo de una canasta básica integrada por bienes y alimentos asciende a más de 12.000 lempiras (US$623). En mayo de 2009 el ingreso de las personas más pobres del país era de 390 lempiras al mes (US$20), pero bajó a 380 (US$19,7) a mayo de 2010. "El pobre se empobrece más", según el estudio.

Mercado Laboral. La Población en Edad de Trabajar (PET) asciende 6.316.816 personas, que representa un 78.6% de la población nacional. En este dato se incluye a los niños de 10 años y más aunque sea prohibido en la legislación hondureña.

"Es un hecho que el niño de 10 años es integrado a desempeñar una labor en la pulpería o en la zona rural del país. Estos menores muchas veces no reciben una remuneración por sus labores", indicó el director del INE, Ramón Espinoza.

La Población Económicamente Activa (PEA) es de 3.387.717 personas. La población ocupada del país asciende a 3,3 millones de personas y las personas descocupadas, según el INE, representan 133.700 individuos.

"El problema es el subempleo nacional que asciende a más de 1,3 millones de personas, porque no están recibiendo un salario mínimo", indicó. La tasa de subempleo visible se incrementó en un 3,4%, que representan unas 146.000 personas que no perdieron su empleo, pero que se les redujo la jornada laboral de 36 horas a la semana.

Según el INE, el subempleo invisible es realizado por personas que laboran una jornada de 36 horas a la semana y que no devengan el sueldo de subsistencia.

"En 2009 el total de las personas en estas condiciones era de un millón 127 personas, para este año asciende a 778.000 individuos", expresó Espinoza.

La tasa de desempleo abierto o total es de 30.000 personas, para un incremento de un 0,8% de la PEA, respecto al año anterior. En total, las personas que enfrentan problemas de empleo pasaron a ser 1,3 millones en mayo de 2009 a 1,4 millones un año después. Estos 100,000 hondureños se desempeñan en trabajos que no son permanentes o que devengan menos del salario mínimo establecido.

Según la investigación del INE, se encontró que esto se generó en gran parte, por la crisis financiera internacional, el incremento al salario mínimo y la crisis política local.