México. El Senado de México completó este martes la revisión en el Congreso de la primera parte del presupuesto del 2011 tras aprobar la ley de Ingresos, que contempla un mayor déficit fiscal contra lo originalmente propuesto por el Gobierno.

El pleno del Senado aprobó la ley y un déficit fiscal equivalente al 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB), arriba del 0,3% propuesto por el Gobierno del presidente Felipe Calderón.

Pese al aumento, el déficit aprobado representa una disminución contra el 0,7% del PIB esperado para 2010.

El año pasado, el gobierno y el Congreso acordaron una ley para reducir el techo de endeudamiento del país y alcanzar el equilibrio fiscal en el 2012, cuando culmina el mandato de Calderón, un punto vigilado de cerca por las agencias calificadoras.

"El déficit que queda en el paquete económico del 2011 es menor al del 2010, por lo tanto vamos por el camino correcto de reducir el endeudamiento del país", dijo el senador Juan Bueno, del gobernante Partido Acción Nacional (PAN).

Una comisión de senadores aprobó en la madrugada de este martes la iniciativa, que contempla ingresos por 3.438 billones de pesos (unos US$275.000 millones de dólares) y que había recibido el visto bueno de la Cámara baja el 20 de octubre.

El presupuesto completo, que incluye además la Ley de Egresos, debe ser aprobado a más tardar el 15 de noviembre.

México transitó el año pasado por su peor recesión económica desde la década de 1930 y sus ingresos presupuestarios dependen en una tercera parte de los volátiles ingresos por la venta de petróleo en el exterior.

Crecimiento y precio del crudo más altos. El Congreso fijó además un precio estimado del petróleo de US$65,40 por barril, frente a los 63 dpb del proyecto original, y elevó la estimación de crecimiento de la economía para el próximo año a un 3,9% desde el 3,8% planteado por el Gobierno.

La economía mexicana se desplomó un 6,5% el año pasado y el Gobierno proyecta una expansión este año del 4,8%.

El jefe de los senadores del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manlio Fabio Beltrones, dijo en rueda de prensa que el mayor déficit fiscal aprobado traería beneficios al país, que se está recuperando lentamente de la recesión.

"Estamos más que convencidos de que los recursos que se van a obtener con este movimiento del déficit público (...) van a servir para atender distintas contingencias", dijo.

Originalmente, el PRI había propuesto bajar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16% al 15% con el argumento de reactivar el consumo interno, pero los gobernadores priístas lo rechazaron porque habría golpeado las arcas estatales en momentos en que muchos estados azotados por torrenciales lluvias necesitan recursos frescos.

El partido de Calderón no tiene una mayoría en el Congreso desde que asumió el poder en diciembre del 2006, y la oposición ha bloqueado o diluido la mayoría de su agenda de reforma económica.

Los diputados también aprobaron un incremento de 7 pesos a las cajetillas de 20 cigarros y un impuesto de 25% a las bebidas energizantes.

Con los cambios al proyecto del Gobierno y el alza de impuestos, los legisladores buscan crear ingresos adicionales de poco más de 60.000 millones de pesos (US$4.792 millones), parte de los cuales servirán para apoyar a los estados golpeados por los huracanes.

Con la aprobación de los senadores terminó el andar de la Ley de Ingresos por el Congreso, y pasa a manos de Calderón para su publicación en el diario oficial.