Brasilia. El sindicato de trabajadores del banco central brasileño, Sinal, respaldó este viernes en una carta abierta a la presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, la autonomía formal para la institución como medida para mejorar la eficiencia de sus operaciones.

En la carta, firmada por el presidente del sindicato, Sérgio Belsito, el sindicato señaló que respalda los ajustes a la actual legislación que permitirían mayor independencia para el banco.

El sindicato enfatizó aún más que respalda la completa autonomía legal para la autoridad monetaria.

Un vocero del grupo dijo en una entrevista que el sindicato, que antes se oponía a la independencia del banco central, modificó su posición en los últimos años a favor de la autonomía, tras concluir que los fondos adicionales que se generarían a partir del cambio de estado mejorarían las operaciones de la entidad y las condiciones de trabajo de los empleados.

El sindicato representa a 4.600 trabajadores del banco central de las 10 sucursales regionales que posee la entidad en todo el país.

El banco central brasileño se encuentra formalmente subordinado al ministerio de Hacienda del país, si bien los gobiernos del anterior presidente brasileño Fernando Cardoso y del actual presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, han permitido lo que ellos consideran "autonomía operacional" para determinar la política monetaria.

Algunos economistas señalan que la autonomía legal para el banco central sería un importante factor de respaldo para mejorar la credibilidad de la institución ante los inversionistas para combatir la inflación y reducir las tasas de interés del país.