Washington.  Las nuevas solicitudes de ayuda por desempleo en Estados Unidos cayeron más de lo esperado durante la última semana, pero no lo suficiente para sugerir una mejoría considerable en el mercado laboral.

Datos separados de este jueves mostraron también un modesto incremento en un medidor clave de la actividad económica de Estados Unidos en el futuro, el mes pasado, y un pequeño crecimiento en la actividad manufacturera de la costa atlántica del país, reforzando la idea de que el próximo mes la Reserva Federal podría adoptar nuevas medidas de alivio monetario.

"Ambos informes están en línea con una floja recuperación en la economía estadounidense. Para la Reserva Federal, la falta de mejoría considerable deja intacta la expectativa de estímulos adicionales", dijo Cathy Lien, directora de investigación cambiaria de GFT en Nueva York.

El Departamento de Trabajo dijo que las solicitudes bajaron en 23.000 para una cifra ajustada estacionalmente de 452.000 en la semana terminada el 16 de octubre, desde una cifra revisada al alza de 475.000 en la semana inmediatamente anterior.

Los economistas esperaban una caída a 455.000. Por otra parte, el grupo privado de investigaciones económicas The Conference Board, con sede en Nueva York, dijo que su índice para Estados Unidos de los indicadores económicos anticipados avanzó un 0,3% el mes pasado, tras avanzar un 0,1% en agosto. El alza estuvo en línea con las estimaciones del mercado.

Un tercer reporte de este jueves mostró que el índice de la Reserva Federal de Filadelfia avanzó a un nivel de 1,0 desde -0,7 en septiembre. Esta lectura fue inferior al avance de 2,0 esperado por los economistas. Una lectura por sobre cero indica expansión en el sector manufacturero de la región.

Las acciones en Wall Street se mantuvieron sin cambios tras los datos ante las positivas ganancias reportadas por las corporaciones. Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense se mantenían a la baja, mientras que las expectativas de nuevas medidas de alivio monetario seguían ejerciendo presión sobre el dólar.

El mercado espera ampliamente que la Fed anuncie una segunda ronda de compras de activos en su encuentro del 2 y 3 de noviembre para mantener bajas las tasas de interés en un esfuerzo por combatir el elevado desempleo y la floja inflación.

El banco central estadounidense, que rebajó sus tasas de interés a niveles cercanos a cero en diciembre del 2008, ya compró US$1,7 billones en activos para inyectar dinero a la economía.

Poco Avance. El dato de la semana pasada para los pedidos de ayuda al seguro de cesantía cubre el período del sondeo de un influyente informe del Gobierno sobre el estado del mercado laboral no agrícola durante todo octubre.

"Los cambios en las solicitudes de ayuda por desempleo no han sido indicadores confiables de los informes de nóminas no agrícolas en los meses recientes", dijo Julia Coronado, economista de BNP Paribas en Nueva York.

"La conclusión más fuerte que podemos sacar de este informe es que no parecen haber cambios significativos en ninguna dirección en las condiciones del mercado laboral", agregó.

El mercado laboral ha sido un dolor de cabeza para los intentos del gobierno por reactivar la economía. La tasa de desempleo se mantiene en un elevado 9,6%.

El malestar derivado del elevado desempleo podría pasarle la cuenta al Partido Demócrata en los comicios legislativos del 2 de noviembre, ya que se espera que el oficialismo pierda el control de la Cámara de Representantes así como importantes asientos en el Senado.

La semana pasada, el promedio móvil de cuatro semanas, que suaviza la volatilidad de la cifra semanal, cayó en 4.250 solicitudes de subsidio por desempleo, a un total de 458.000.

El número de personas que siguió recibiendo beneficios tras pedir una primera semana de ayuda disminuyó en 9.000 para un total de 4,44 millones en la semana terminada el 9 de octubre, alcanzando su nivel más bajo desde el 26 de junio.

Los analistas esperaban que esta medición subiera a 4,41 millones desde una cifra de 4,40 millones reportada inicialmente, que fue revisada a 4,45 millones.

La cantidad de estadounidenses que están recibiendo beneficios de emergencia trepó en 152.112 a 4,04 millones en la semana terminada el 2 de octubre, último período para el cual hay datos disponibles.