La calificadora de riesgo Standard & Poor's elevó sus perspectivas para Puerto Rico a terreno positivo, gracias a sus recientes controles de gasto y medidas para incrementar sus ingresos.

La entidad estima que las medidas impositivas y presupuestarias podrían ayudar a restaurar el balance del presupuesto en los próximos dos años. El gobierno ha dado "un paso importante hacia la estabilidad presupuestaria", con esfuerzos tales como un plan para reducir en un 17% el gasto en la nómina de pagos y la reciente aprobación de medidas impositivas para detener una "década de desequilibrios presupuestarios", dijo S&P.

S&P otorgó a Puerto Rico una calificación de BBB-, justo al borde del territorio especulativo.

La calificación es apoyada por sus fuertes lazos con la economía de Estados Unidos, que resultan en un flujo significativo de comercio e ingresos.