Delegados de ocho países reunidos en el Primer Foro Energético Sudamericano, en Ecuador, analizan este viernes el potencial energético regional y cómo enfrentar el cambio climático con la expansión del uso de la energía renovable, en el segundo día de la cita que tiene lugar en la sede de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

En esta segunda jornada está prevista la exposición y debate sobre las dinámicas en el sector energético regional y los combustibles fósiles no convencionales, en particular el impacto en los precios regionales del gas, las industrias del carbón y de electricidad.

Según la agenda, se abordará la eficiencia energética en América Latina desde el capital, la tecnología, incentivos energéticos, políticas implementadas, entre otros aspectos de esfuerzo colectivo y liderazgo.

Además, se analizará la política climática nivel mundial y el enfrentamiento del cambio climático, y en particular se esbozarán acuerdos frente a la Conferencia Mundial sobre Medio Ambiente COP 21, prevista en diciembre de este año en París.

La sesión inaugural de este evento contó con la participación del secretario general de la Unasur, Ernesto Samper; el vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, y el presidente del Consejo Mundial de Energía (CME), Christoph Frei, quienes coincidieron en sus respectivas presentaciones en la necesidad de aunar esfuerzos para la integración energética regional como pauta para avanzar en el desarrollo continental.

Según se informó, las propuestas de interconexión energética demandarán por lo menos unos US$200.000 millones, al tiempo que se estudia una conexión extrarregional con fibra óptica que permitirá un nodo de comunicación independiente con Europa y Asia.

El titular de la Unasur indicó que el Consejo Sudamericano de Infraestructura y Planeamiento (Cosiplan), ha considerado iniciativas sobre las necesidades continentales de infraestructura, mientras la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), organismo asesor del bloque en este campo, identificó un listado de 32 proyectos eléctricos que podrían formar parte de la agenda prioritaria de la Unasur, de los cuales 14 se refieren a generación, 10 a interconexión y ocho a gas.

Entre los proyectos de interconexión identificados se encuentran el sistema de hidrovías en la zona del Río de la Plata, el ferrocarril bioceánico de Antofagasta a Paraná y la carretera de Caracas a Buenaventura, pasando por Bogotá.

Suramérica es rica en recursos naturales, con la cuarta parte de las reservas mundiales de petróleo (la mitad en Venezuela), el 30% de las posibilidades de hidroeléctricas, el 50% de un número importante de minerales, y el 50% de la biodiversidad global, sin embargo, tiene el reto de agregar cadenas de valor para superar el modelo extractivista de desarrollo y avanzar, coincidieron los expertos reunidos en Quito.

El titular del CME afirmó la víspera que la mitad de los gastos globales corresponden al sector energético, mientras el vicemandatario ecuatoriano expuso los programas nacionales para cambiar la matriz energética y productiva.