Pekin. El superávit comercial de China, eje de varias polémicas internacionales, creció en octubre, brindando nuevos argumentos a las críticas extranjeras hacia su política monetaria en vísperas de la cumbre del G20.

Las exportaciones chinas aumentaron un 22,9% en octubre con respecto al mismo mes del año previo, y las importaciones se incrementaron un 25,3%, reportó este miércoles la agencia oficial de noticias Xinhua.

Eso dejó al país con un superávit comercial de US$27.100 millones, comparado con un superávit de US$16.900 en septiembre.

"Las cifras son volátiles de mes a mes. Podría ser un poco embarazoso para el Gobierno chino en vísperas (de la reunión) del G20 que el superávit comercial rebote de tal manera", dijo David Cohen, economista de Action Economics en Singapur.

El anuncio del superávit coincidió con el acalorado debate sobre las políticas de los tipos de cambio previo a la cumbre del Grupo de los 20 en Seúl esta semana.

Estados Unidos ha criticado con frecuencia a China, diciendo que deliberadamente devalúa su moneda para aumentar las exportaciones.

En respuesta, China ha apuntado contra el nuevo programa de compra de bonos de la Reserva Federal, de US$600.000 millones, diciendo que esa política ultra laxa pone presión sobre el dólar y resultará en una ola de dinero que inundará la economía mundial, provocando burbujas en los mercados.

El superávit comercial de China para el 2010 posiblemente llegue a alrededor de US$180.000 millones , menos que los US$196.000 millones del año pasado, dijo el 6 de noviembre el viceministro de comercio, Zhong Shan.

China ha cedido algo de terreno con su moneda, permitiendo que el yuan se aprecie un 2,85% desde que lo despegó del dólar a mediados de junio.

El crecimiento menor al esperado en las importaciones podría indicar una desaceleración de la demanda doméstica mientras el Gobierno pone fin a su masivo programa de estímulo económico lanzado a fines del 2008.

Un sondeo entre economistas elaborado por Reuters la semana pasada había pronosticado en promedio un alza de las exportaciones del 23,5% y del 28,5% en las importaciones, arrojando un superávit comercial de US$25.000 millones.