La Organización Internacional de Empleadores (OIE), presentó en Ginebra una nueva queja ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) contra el Gobierno de Venezuela, por el acoso y violencia contra los dirigentes de Fedecámaras Albis Muñoz y Noel Álvarez, entre otros.

Según el ente adscrito a la Organización Internacional del Trabajo, el Gobierno tiene la obligación de garantizar la vida y seguridad de ciudadanos e instituciones.

Solicitó al director general de la OIT que el Comité de Libertad Sindical examine con la máxima celeridad este nuevo ataque contra los líderes de Fedecámaras y requiera del Gobierno de Venezuela una investigación exhaustiva sobre este atentado.