Shanghai. Las bolsas subieron este lunes en Asia y los mercados europeos podrían seguirlas, gracias a que se redujo el temor de que Washington redacte una iniciativa estricta para regular al sector bancario y después de que una cumbre del G-20 finalizó sin grandes novedades.

Los líderes del G-20 acordaron tomar sus propios caminos para asegurar el crecimiento y decidieron avanzar cada cual a su ritmo, tratando de balancear prioridades opuestas al comprometerse a bajar a la mitad sus déficits de presupuesto para 2013 sin paralizar el crecimiento.

Los jefes de las naciones ricas y en desarrollo del G-20 también prometieron en la reunión realizada en Toronto adoptar medidas contra la conducta riesgosa de los bancos sin restringir el crédito, y acordaron dar a los bancos más tiempo para adoptar reglamentaciones más estrictas.

"No veo mucha sustancia (de parte) del G-20", dijo Lin Yuhui, vice asesor general de Jinhui Futures. "Básicamente están diciendo que todos vuelvan a preocuparse de sus propios asuntos, justo como antes de la crisis", agregó Lin.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas avanzaba 0,42%, y las acciones financieras eran las que exhibían el mejor desempeño.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cayó 0,5%, extendiendo su declive luego de finalizar la semana pasada por debajo de un nivel clave de apoyo y registrando su mayor pérdida semanal en un mes.

Subrayando las poco decisivas conclusiones de la cumbre del G-20, Angel Gurria, jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), dijo que la "recuperación incipiente" traía elecciones políticas pero también volvía más difícil encontrar espacios en común.

"Cuando la casa estaba en llamas, todos sabíamos que hacer: conseguir una manguera", dijo Gurria a los líderes del G-20.

Yuan chino. Pekín mantiene su posición de que el yuan es un tema que no debe debatirse en los foros internacionales, y no quiso siquiera que una referencia positiva a su moneda apareciera en la declaración final de la cumbre celebrada en Toronto.

El Banco del Pueblo de China fijó este lunes la tasa de referencia diaria del yuan en 6,7890 unidades contra el dólar, un nuevo máximo posterior a su primera revaluación desde 2005.

El yuan trepó cerca de 0,5% durante la semana pasada desde que el banco central dijo el 19 de junio que flexibilizaría la política de mantener a su moneda atada al dólar, que mantuvo durante dos años.

Sin embargo, la apreciación ha sido mantenida bajo control por los grandes bancos estatalaes chinos y cualquier revalorización adicional será extremadamente lenta.

Los inversores que buscaban recortar posiciones largas a favor del dólar mantenían a la moneda estadounidense a la defensiva el lunes.

El euro conservaba sus ganancias gracias a que el foco de atención de los inversores pasó de la inquietud por la crisis de deuda en la eurozona a la sustentabilidad de la recuperación estadounidense.

El índice dólar ganaba 0,1%, a 85,43, manteniéndose por encima del mínimo de la semana pasada de 85,09.

El dólar se movía cerca de un mínimo en cinco semanas contra el yen luego de que datos reportados el viernes mostraron que el Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense creció en el primer trimestre más lento que lo esperado.