EE.UU. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenará a su principal asesor comercial que determine si investigar o no prácticas chinas que fuerzan a empresas estadounidenses en ese país a ceder su propiedad intelectual, dijeron funcionarios de alto rango el sábado.

La medida, que podría derivar en un alza en los aranceles a los productos chinos, tiene lugar en momentos en que Trump ha pedido a China hacer más esfuerzos para detener el programa de misiles nucleares de Corea del Norte mientras amenaza con una posible acción militar contra Pyongyang.

Trump ha dicho que estaría dispuesto a ser menos duro con Pekín si China fuera más enérgica en controlar a Corea del Norte.

Un funcionario de gobierno, sin embargo, insistió en que la diplomacia sobre Corea Norte y la eventual investigación comercial "no estaban relacionadas" , afirmando que la acción comercial no era una táctica de presión.

"Son dos cosas diferentes", aseguró el funcionario a periodistas durante una conferencia telefónica.

Trump encargará al representante de comercio Robert Lighthizer que determine si se justifica una investigación sobre "cualquiera de las leyes, políticas, prácticas o acciones de China que puedan ser poco razonables o discriminatorias, y que puedan estar dañando la tecnología, innovación o propiedad intelectual de Estados Unidos", dijo el funcionario.

Cualquier investigación podría tomar hasta un año para ser concluida, dijo otro funcionario. Añadió que sería prematuro especular sobre acciones que eventualmente podrían ser adoptadas contra China, y añadió que el asunto podría ser resuelto a través de un "acuerdo negociado".

Trump interrumpirá sus vacaciones para viajar por un día a Washington para realizar este anuncio. Trump y el presidente chino Xi Jinping dialogaron por teléfono el viernes y reiteraron su mutuo compromiso de desnuclearizar la península coreana, dijo la Casa Blanca en una declaración.