El Observador.com.uy.- El déficit fiscal volvió a aumentar en abril y de esa manera, continuó alejándose del compromiso trazado por la administración de Tabaré Vázquez de llevarlo a 2,5% para el cierre del actual período de gobierno. Si bien el ministro de Economía, Danilo Astori, reafirmó la semana pasada esa meta y resaltó la importancia de reducir la brecha fiscal, los analistas se muestran escépticos respecto a su posibilidad de cumplimiento.

Los datos divulgados este jueves por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) muestran que el déficit fiscal alcanzó el equivalente a 3,7% del Producto Interno Bruto (PIB) en los 12 meses finalizados en abril. Eso implica que el gasto público que no alcanza a ser financiado por los ingresos del Estado supera los US$ 2.000 millones.

En los 12 meses finalizados en marzo, el déficit fiscal era de 3,4%. Sin embargo, esas cifras se veían afectadas por un adelanto del pago de transferencias del BPS en marzo del año pasado correspondientes a abril. De esa manera, al considerar los 12 meses que van entre abril del año pasado y marzo de 2018, no se tiene en cuenta un mes de erogaciones.

Por lo tanto, si bien no hubo grandes cambios en las distintas partidas de gastos e ingresos, las cifras cerradas a abril dan un mejor panorama de las finanzas públicas.

Si se compara con el promedio de los meses de gobierno de esta administración, los datos actuales muestran un panorama distinto a la mejora que busca y defiende el MEF. La administración de Tabaré Vázquez inició su gestión con un rojo de las cuentas públicas de 3,5% en su primer año cerrado de gobierno y en el promedio de los meses que van desde entonces el déficit se ubicó en 3,6% del PIB.

La semana pasada, durante un almuerzo de trabajo organizado por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM), el ministro Danilo Astori reiteró el compromiso de reducción del déficit y también volvió a asegurar que no habrá nuevos aumentos de impuestos.

"Espacio fiscal cero quiere decir que no queremos ningún aumento del gasto que no tenga su correspondiente financiamiento", dijo. Y señaló que "hay que cumplir con ciertas prioridades del gobierno que la sociedad reclama".

De todas maneras, sostuvo que la Rendición de Cuentas que elabora el Poder Ejecutivo contempla algunos aumentos del gasto.

La meta del gobierno es cerrar este año con un desequilibrio fiscal de 2,9% para finalizar su gestión en 2,5%. Sin embargo, los economistas privados no incorporan ese escenario como el más probable.

La mediana de analistas que contestaron en abril la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador, anticipan un resultado fiscal negativo de 3,5% del PIB para el cierre de este año y que el año que viene trepe a 3,9% del PIB.