Montevideo. Los analistas encuestados por el Banco Central de Uruguay (BCU) ajustaron fuertemente al alza las expectativas de inflación para el cierre del año y para 2012.

La mediana de las respuestas recibidas por la autoridad monetaria arrojó una inflación de 7,3% para 2011, por encima de las expectativas de febrero, de 6,8%. El más optimista de los expertos arrojó una proyección de 5,99%, mientras que la visión más pesimista fue de 8,8%.

Para el próximo año los economistas corrigieron al alza sus expectativas, de 6,45% en febrero, a 6,7% en la última encuesta. Sin embargo, dejaron incambiada su medición a 18 meses, en 6,51%.