El 68,7% de quienes forman parte del sector del comercio y los servicios señaló que no estaba dispuesto a invertir durante el cuarto trimestre de este año, según reveló la encuesta sectorial de Consecomercio correspondiente al tercer trimestre de 2010.

"Las expectativas para el cierre del año en general son negativas. Se espera que el sector siga decreciendo. Mientras en Venezuela sigan las apropiaciones indebidas, el clima de conflictividad social y la crisis de divisas, habrá menos atractivo para la inversión", señaló Fernando Morgado, presidente de Consecomercio.

Igualmente, la gran mayoría de los encuestados (63,3%) señaló que la inflación al cierre del año estará entre 30,1% y 35%. Otro amplio porcentaje (20,7%) cree que superará esas cifras, y sólo 16% la ubica entre 25% y 30%.

El 57,3% opinó que el empleo en el cuarto trimestre se mantendrá invariable y 29,3% dijo que disminuirá. Sólo 13,4% afirmó que aumentará.

Menos ventas. En relación con el comportamiento de las ventas del sector formal organizado del comercio y los servicios, se determinó una caída de 30,4% con respecto al mismo período del año pasado. El aumento de precios en ese lapso fue de 33,5%, mientras que el empleo cayó 23%.

Al comparar ventas con el segundo trimestre, también se refleja una disminución de 5,5%. De 19 sectores, apenas cuatro mostraron cifras positivas: ferretero, línea blanca y marrón, vestido y calzado, y servicios educativos.

Para el cuatro trimestre, 49,2% de los comerciantes consultados (el mayor porcentaje) dijo que las ventas disminuirán, mientras que 42,1% visualizó un aumento.

El 70,5% de los encuestados reveló que no realizó inversiones durante el tercer trimestre, y quienes invirtieron lo hicieron principalmente en la reposición de inventario, mobiliarios y equipos.

Respecto de las importaciones, 84,7% de los consultados reveló que no había hecho importaciones durante el tercer trimestre del año.

Apenas 10% de los importadores acudió a Cadivi. El restante 90% visualizó dificultades para solicitar las divisas a través de esta institución. Sólo a 5,9% de los que acudió al organismo cambiario le otorgaron entre 75% y la totalidad del monto solicitado.

La inseguridad de bienes y personas, la violación a la propiedad privada, el entorno político, la actuación fiscalizadora y el control de cambio se presentan como las principales preocupaciones para el sector, afectado aún más por la crisis eléctrica, según indicó 79,7% de los encuestados.

El 98,1% opina que las medidas de política económica del gobierno son negativas.