Caracas. El ministro de Planificación y Finanzas de Venezuela, Jorge Giordani, aseguró que la "economía ya va a empezar a crecer", pese a que el 2010 marcó el segundo año consecutivo de recesión económica.

Según informó el diario El Universal, a la contracción de 3,3% que exhibió el Producto Interno Bruto (PIB) en 2009 se le sumó la de 1,9% del 2010.

Este auspicioso escenario estimado por el gobierno, también fue respaldado por Nelson Merentes, presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), quien afirmó que "no tenemos ninguna duda de que va a ser un año de crecimiento".

Sin embargo, esta opinión no es apoyada por algunos economistas y consultores financieros. "Si es por lo que va suceder dentro de la economía venezolana el panorama es muy negativo", acotó Pedro Palma, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas.

A juicio de Palma, el paquete de leyes aprobado por la Asamblea Nacional (AN), el "atropello" al derecho de propiedad, el "acoso" a los privados, la subida de los impuestos que prepara el Ejecutivo y la propia depreciación de la moneda son los ingredientes de una receta similar a la de 2010: alta inflación y prolongación de la contracción o, en el mejor escenario, un crecimiento "marginal".

"Vamos a tener un año con alta inflación y una restricción de demanda tanto de inversión y consumo privado (...) No sería de extrañar que el PIB, en el mejor de los casos, mostrara un crecimiento marginal por rebote estadístico, pero no hay que descartar una ligera contracción en 2011".

José Guerra, director de la escuela de economía de la UCV, destacó en un documento que la economía local está "bajo el signo de la estanflación", esto es, alta inflación y decrecimiento económico. También vaticinó que sin un cambio de políticas económica "es probable que en 2011 persista la alta inflación y el estancamiento".