Caracas. Venezuela dijo este jueves que eliminará la tasa de cambio preferencial de 2,6 bolívares por dólar, una medida que golpeará el bolsillo de los más pobres y podría causar escasez de algunos alimentos, en un país que habría cerrado el año con una contracción económica del 1,9 por ciento.

A partir del 1 de enero, el tipo de cambio oficial será de 4,3 bolívares por dólar, mientras que en el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) controlado por el Banco Central será de 5,3 bolívares. La medida es vista por analistas como una devaluación efectiva de la moneda local.

"Se elimina la tasa de 2,6 y sólo se queda la de 4,3 desde el 1 de enero", dijo a Reuters el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes.

El funcionario aseguró que se mantendrán las operaciones a través del Sitme "en el máximo del 5,3 (bolívares por dólar)".

Desde enero de este año, Venezuela mantenía un tipo dual de cambio oficial de 2,6 bolívares por dólar para la compra de alimentos y medicinas y de 4,3 bolívares por dólar para la importación de bienes considerados suntuarios por el Gobierno.

"Políticamente es lo correcto, devalúan ahora para no hacerlo en el 2012 (que es año electoral) y se asume el costo inflacionario de la medida en el 2011. Ahora, es brutal para el venezolano promedio, el de la calle, porque afecta a lo que hasta ahora estaba contenido que era alimentos y medicinas", dijo Miguel Octavio de BBO Servicios Financieros.

En el mercado informal, el billete verde se vendía a 8 bolívares por dólar.

El ministro del Poder Popular para la Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, dijo que "no tenemos dudas de que esta decisión tendrá una serie de consecuencias en términos de la economía nacional para las inversiones en el transcurso de los años 2011 y 2012".

Sin embargo, subrayó que "estos efectos permitirán cumplir con las metas económicas que tenemos previstas".

Para la asesora empresarial Claudia Curiel, la medida es una devaluación que le va a pegar a los más pobres.

"El impacto en los precios es automático (...) y como afecta los insumos para bienes que están sometidos a control de precios, y no se prevé una revisión inmediata de ellos, vas a tener la segunda consecuencia que es la más importante que es la escasez", añadió.

En la calle, la gente mostraba desconfianza tras el anuncio. Edward Rodríguez, vigilante de 21 años, teme que su sueldo "va a quedar igual y todo será inaccesible ahora", en tanto que Esperanza Sarmiento, ama de casa de 55 años, dijo que "afecta mucho al pobre, todo va a subir de precio ahora".

Analistas aplaudían la medida con el argumento de que un tipo de cambio dual era ineficiente y alentaba la corrupción.

Enferma pero no mejora. En un reporte difundido más temprano, Merentes dijo que la actividad petrolera cayó un 2,2%, mientras que el sector no petrolero se contrajo un 1,8%.

"Al cierre del 2010, las estimaciones preliminares del BCV señalan que el Producto Interno Bruto experimentó un descenso del 1,9%, significativamente menor al observado el año anterior (3,3%), y que refleja signos de recuperación de la actividad económica hacia el corto y mediano plazo", dijo el informe de la entidad.

Las autoridades dicen que el país está saliendo de la recesión en el cuarto trimestre del 2010 y en camino para lograr un crecimiento del 2% en el 2011.

Tras una inflación estimada en diciembre del 1,6%, el alza anual de los precios al consumidor del 2010 se empinaría al 26,9%, por encima del 25,1% del año pasado, dijo el BCV.

Eso significaría que la inflación venezolana se mantiene entre las más altas del mundo.

Merentes dijo que para el 2011 se espera que los precios en Venezuela suban entre el 23% y el 25%.

"El comportamiento de la economía venezolana ratifica una moderación de las presiones inflacionarias y la reactivación de los distintos sectores productivos, lo que permite avizorar una tendencia positiva para el año 2011", sostuvo el BCV.

Alberto Ramos, analista de Goldman Sachs, dijo que "actualmente la economía está atrapada en un equilibrio de estanflación: una contracción de la actividad real con unas lecturas de inflación muy altas".

Factores externos. El consumo privado disminuyó un 2,8% mientras que la demanda interna bajó un 1,7%, agregó el informe del BCV. Uno de los sectores más golpeados en el año fue la construcción, que se contrajo un 7,3%. El sector eléctrico cayó un 5,6%.

En el poder desde hace más de una década, Chávez ha dicho que la contracción económica de Venezuela se debe al escenario financiero mundial y a la reducción de las exportaciones petroleras debido a los recortes de cuotas de la OPEP.

Los opositores afirman que Chávez está llevando la economía a la ruina, debido a políticas de nacionalización y a otros controles del Estado en su intento por aplicar el denominado "socialismo del siglo XXI" en Venezuela.

"Todos los países avanzan, menos Venezuela cuyo ingreso por persona este año será igual al de 1986. Hemos echado 24 años al cesto de la basura", consideró Gustavo Rojas, secretario nacional de Economía del opositor Primero Justicia.

El BCV estimó que las exportaciones de Venezuela cayeron un 12,5% en el 2010, mientras que las importaciones descendieron un 5,5%.

El superávit de la cuenta corriente fue proyectado en US$13.900 millones para el 2010, o un 7,3% del PIB, mientras que el déficit de la cuenta de capitales fue estimado en US$20.100 millones.

Estas cifras se comparan con un superávit de 8.600 millones de dólares y un déficit de cuenta de capitales de US$14.000 millones en el 2009.