"De manera irresponsable, funcionarios del gobierno afirman que el 2011 será un año de bonanza y crecimiento económico, cuando todas las variables siguen estando en negativo, lo que significa que será poco probable que haya un repunte el próximo año".

Con esta premisa, el presidente de Consecomercio Fernando Morgado, expresó su preocupación por el oscuro panorama que se cierne sobre el tejido empresarial para el próximo año; un cuadro que en su opinión amerita de un drástico cambio de la políticas aplicadas por el gobierno en aras de apuntalar la economía.

Morgado ofreció estas palabras en el marco de la celebración del Día Internacional del Comercio, evento que cada año realiza el gremio para analizar las condiciones actuales y futuras del sector , así como para realizar propuestas que sirvan de apoyo a la actividad comercial.

Al recordar que según los datos oficiales en los últimos diez años han desaparecido más de 100.000 empleadores privados, Morgado hizo un llamado a los comerciantes para a "defender con todas sus fuerzas lo que tanto nos ha costado construir, manteniendo abiertas la santamaría de nuestros negocios. No importa que el gobierno se empeñe en decir que la empresa privada en dañina. Los venezolanos entienden que la única manera de salir de la crisis es a través del sector privado".

Morgado reiteró que el desempeño del comercio durante la temporada navideña se verá afectado por una escasa variedad de bienes e incluso por una disminuida oferta, toda vez que solo 10% de los comerciantes afirma haber accedido a dólares oficiales.

Asimismo, rechazó las acusaciones formuladas por voceros gubernamentales, quienes acusan al sector privado de acaparamiento con miras a estimular el alza de precios.

"Los comerciantes no importamos para guardar mercancía, nuestro negocios es comprar y vender, no guardan la mercancía".

En este mismo orden, señaló que la reciente fijación de precios sugeridos para productos hasta ahora de libre venta, esconde la ineficiencia del gobierno para regular por los mecanismos regulares la actividad comercial.

"Que a última hora se decrete regulación de productos sin que se analice la estructura de costos y el esfuerzo que hicieron muchos privados para traer su mercancía, es simplemente una burla. Lo único que se logrará es que esos productos desaparezcan de los anaqueles", subrayó.

Expropiómetro sigue andando. Al recordar que hasta el momento el gobierno nacional ha expropiado 234 empresas de diferentes sectores, el presidente de Conindustria Carlos Larrazábal, convalidó las apreciaciones de Consecomercio en torno al deterioro del sector privado, debido a políticas públicas erróneas que no solo han reducido el número de empresas sino la capacidad de empleo de la principal fuente generadora de puestos de trabajo.

"Lamentablemente no vemos una rectificación y por el contrario vemos que se impone una mayor radicalización. Deberíamos está desarrollando junto al gobierno políticas públicas para crear más empresas y por el contrario estamos retrocediendo en esta materia", señaló Larrazábal.

Recordó que la política de expropiaciones e intervenciones ha tenido un efecto negativo para las inversiones nacional y extranjera, que a su juicio no regresará a menos que se produzca un cambio de rumbo.

El recurso va. Tras afirmar que más allá de la cifras oficiales sobre el comportamiento de la economía, es un hecho que Venezuela es el único país de la región que no crecerá este año, el presidente de Fedecámaras, Noel Álvarez, dijo que estos resultados evidencian que no se han aplicado políticas correctas.

"Estamos presenciando una expoliación del sector empresarial como nunca antes. No podemos seguir tolerando pasivamente estos atropellos que van en contra de la Constitución Nacional, pues el trabajo socialista, la economía comunal y todos esa serie de estrategias son inconstitucionales".

De allí que Álvarez ratificara que en la primera semana de diciembre, Fedecámaras y los gremios afilados acudirán al Tribunal Supremo de Justicia para interponer una demanda que declare la vigencia o no de la Carta Magna en materia de libertades económicas y derecho a la propiedad, entre otros temas.