Caracas. Venezuela enfrenta la séptima sequía más severa de los últimos 60 años, lo que obliga a autoridades y el pueblo a extremar medidas de ahorro, dijo hoy el ministro para el Ambiente, Miguel Leonardo Rodríguez.

Rodríguez exhortó a la población a sumarse a la campaña de uso racional del agua potable y cumplir de "forma cabal los planes de abastecimiento que se mantendrán hasta tanto se establezca el período de lluvia en el país y se recuperen los embalses".

Dijo a medios locales que los embalses presentan niveles bajos debido a las escasas precipitaciones en Venezuela.

El funcionario negó, sin embargo, que la situación alcance proporciones alarmantes porque el período seco (desde noviembre hasta abril) se mantiene hoy día, especialmente en la zona noroccidental, donde se ubican los principales embalses que abastecen a la mayor parte del país.

Dijo que algunos embalses se han visto especialmente afectados como Manuelote, Tres Ríos y Tulé, en el estado Zulia, fronterizo con Colombia, los cuales han bajado su nivel más de 10 metros.

A esto se suma la posibilidad de que Venezuela se vea afectada por el fenómeno El Niño, lo cual agravaría el escenario, añadió el ministro.

"Todavía no estamos en presencia del fenómeno El Niño, es posible que se presente en el segundo semestre del año. Eso representará más sequía y aunque todavía no ha sido decretada, tenemos que prepararnos ante esa situación", recalcó Rodríguez.

Expuso que si las condiciones climáticas no mejoran, habrá medidas restrictivas, pero todas tendrán consultas previas con el pueblo para establecer un diálogo y escuchar opiniones.

Hizo ver que se necesita la colaboración de toda la sociedad para extender y garantizar el servicio, además de la ayuda de los medios de comunicación.