Venezuela es el segundo país más feliz del mundo, después de Costa Rica, a pesar del deterioro de las variables económicas, que está afectando los bolsillos de los consumidores.

"Esto sólo se explica porque hay un divorcio entre ese condicionamiento emocional y la economía. Hay otros países con economías muy estables y sus habitantes no son felices, no sonríen", señaló Alíe Char, representante de la empresa Datos, en el marco del evento "Mercados hoy: qué sabemos y qué podemos hacer", organizado por Venamcham.

Señala que el venezolano se caracteriza por ser siempre muy positivo a pesar de las adversidades.

También se mencionó en el evento que, aunque los ingresos de los venezolanos no rinden lo mismo que hace unos años y ha bajado el poder de compra, Venezuela sigue siendo un país de oportunidades para las empresas, especialmente cuando se compara el consumo con el de otros países de la región.

"Consumimos 7 veces más litros de whisky que los que se consume en el resto de la región", especificó Martha Giraldo, representante de la firma Nielsen.

En el caso de los licores, la tendencia apunta a que se está consumiendo menos de los de mayor costo (whisky) y ha aumentado el consumo de otros de menor costo (ginebra, ron, etcétera), apuntó Giraldo.

"El consumo de harina de maíz cuadruplica lo que se consume en la región. Se duplica ese consumo en el caso del atún, la leche en polvo, el alimento para perros, el ron. Y se consume más que el promedio de la región en pastas, cervezas, protección femenina, pañales, detergentes, papel higiénico y cremas dentales", argumentó la representante de Nielsen.

Señaló en su presentación que 24 categorías representan el 70% del consumo en Venezuela. Algunos de los productos incluidos en esa lista, en orden de importancia y peso en el mercado, son: cerveza, refrescos, cigarrillos, whisky, jugos, detergentes, galletas, malta, embutidos, pañales, papel higiénico.

"Venezuela es el primer país en consumo de esas categorías, comparado con la región. Por eso, sigue siendo un mercado interesante y de oportunidades para las empresas".

Con más cautela. El consumidor venezolano se concentra más en adquirir los productos de la canasta básica, de acuerdo al estudio de Nielsen. "A pesar de que hay una restricción en el consumo, los venezolanos no descuidan la calidad de lo que compran", mencionó Giraldo.

Los resultados obtenidos por la firma apuntan a que los mercados de consumo no están creciendo, sino que más bien reflejan el mismo comportamiento de desaceleración que presentan los indicadores macroeconómicos.

"Cerca de la mitad de las categorías de productos que analizamos (de un total de 114) registran caídas de doble dígito, hasta 12%. Esto se debe principalmente al gran incremento de precios de muchos de los productos. En el caso particular de los productos de cuidado personal, el incremento alcanzó 60%", mencionó Giraldo.

Señaló que esa alza llevó a que los drugstores (farmacias que se han convertido más en tiendas de conveniencia) experimentaran un crecimiento en términos de valor, aunque el volumen vendido por esos establecimientos haya disminuido.

Se mencionó en el encuentro que es necesario tener cautela con los aumentos de precios, ya que los consumidores tienen más cautela y están vigilantes con el factor precio.

Indicó Giraldo que el rubro de los lácteos fue el único que decreció al analizar la cesta de alimentos, debido a que su producción estuvo afectada por interrupciones en el servicio eléctrico.

Por su parte, Char señaló que los venezolanos destinan 52% del presupuesto familiar a la compra de alimentos.

Lo más conveniente. El estudio de Datos -enmarcado en una investigación con otros 11 países de la región denominada Pulso del consumidor- también determinó que 61,2% de los venezolanos acuden a hacer su compra en los supermercados y sólo las compras eventuales las realizan en los abastos o bodegas.

"Los supermercados ofrecen mayores garantías de cumplir con los precios de los productos regulados", dijo Giraldo.

El estudio de Datos arrojó que 90% de los venezolanos comen en casa (o comida hecha en casa); 66,6% compran en cadenas de farmacias; 27,8% visitan tiendas por departamento una o dos veces al mes; 55% compra marcas reconocidas; sólo 22,6% viaja de vacaciones; 20,7% consume productos light y que 17,7% del gasto personal se destina a estética, versus el 5,7% para salud.

Indicó Char que es importante conocer cómo se distribuyen los ingresos familiares (estimados en Bs.F. 3,7 millones en promedio), ya que las oportunidades de negocios se visualizan al conocer las necesidades de los consumidores.

Entre los principales problemas que aquejan a los venezolanos, el tema de "inseguridad" ha venido bajando a lo largo de los últimos cinco años, mientras que "el alto costo de la vida" ha tenido más protagonismo y ha subido como respuesta.

Al preguntar a los venezolanos si pensaban que su situación era peor que hace un año, 70% contestó afirmativamente. Sin embargo, 40% piensa que su situación en los próximos 6 meses va a mejorar. "Es que los venezolanos definitivamente son optimistas", indicó Char.