El gobierno venezolano endurecerá los controles para evitar que la eliminación de una de las tasas oficiales de cambio anunciada la semana pasada desate una ola de especulación de precios en alimentos y medicinas que afecte a los más pobres.

"Es necesario atacar fuertemente la especulación e impedir que por esa vía unas minorías, dueñas del capital y que manejan mucho dinero, se aprovechen de esta situación y logren desviar la intención del Gobierno nacional de favorecer al pueblo venezolano", dijo Manuel Barroso, presidente de Cadivi.

El funcionario sostuvo que el tipo de cambio oficial preferencial de Bs.F.2,60 por dólar "estaba limitado a un grupo reducido de bienes con la intención de por un tiempo apalancar al aparato productivo", pero que fue utilizado por los grandes empresarios para desviar el dinero.