Caracas. El Banco Central de Venezuela (BCV) mantiene su estrategia de permitir montos bajos en la negociación de los bonos en divisas que se transen a través del Sistema de Transacciones de Títulos en Moneda Extranjera (Sitme).

En la jornada realizada ayer en el ente emisor se permitió un monto negociado de US$26,80 millones a una tasa de cambio implícita de 5,30 bolívares fuertes por dólar.

Las operaciones totales realizadas hasta la fecha en el nuevo esquema cambiario controlado por el BCV, alcanzan la cifra de US$626,81 millones, lo que significa un promedio de US$28,49 millones diarios.

Miembros del directorio del organismo afirmaron que el volumen de operaciones de divisas en el Banco Central se mantendrá entre US$20 millones y US$40 millones al día. Reiteran que el Sitme es, principalmente para las empresas importadoras, un esquema cambiario complementario a la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi).

Analistas han destacado que las operaciones en el mercado permuta de divisas llegaron a alcanzar entre US$80 millones y US$100 millones diarios, por lo que indican que los montos aprobados en el Sitme son insuficientes para satisfacer la demanda.

No obstante, las autoridades monetarias y financieras han señalado que un monto importante de las divisas que se negociaban en este mercado eran "de tipo especulativo", por lo que no estarían dispuestos a seguir "quemando reservas internacionales" para tal fin.

No hay mucho. Los recursos del BCV registraron una caída significativa desde que comenzó el año, especialmente por el traspaso hacia el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) de US$7.050 millones.

Desde que se implementó el nuevo esquema cambiario el pasado 9 de junio, las reservas internacionales han mantenido un comportamiento estable para ubicarse el pasado 12 de julio en US$427.842 millones, un monto ligeramente inferior al nivel óptimo de reservas que se estableció en US$28.000 millones.

Análisis de economistas revelan que del monto actual de reservas, existe la cobertura para solo cuatro meses de importaciones. Señalan que la caída de los ingresos petroleros en lo que va de año ha afectado las cuentas fiscales del Gobierno, por lo que es necesario mantener la restricción de las divisas.

Vencen bonos cambiarios. El BCV creó en enero pasado el Bono Cambiario Venezolano luego de decretarse la devaluación de la moneda.

La finalidad de estos títulos era la de suministrar dólares a un tipo de cambio menor a la cotización del dólar paralelo que había registrado altos niveles. Sin embargo, esto no se logró y el ente emisor prefirió no seguir colocándolos en el mercado interno.

El plazo de los vencimientos de los bonos cambiarios se estableció en 60 días para cada subasta.

El BCV realizó 13 subastas y seis de ellas tendrán vencimientos durante este mes. El bono cambiario era pagadero en bolívares a una tasa de cambio de 4,3 bolívares por dólar más comisión.

Para este mes de julio el ente emisor deberá cancelar US$213,28 millones a los tenedores que se quedaron con el papel hasta su vencimiento.