La Federación Única de Empleados Públicos (Fedeunep), advirtió que el despido de trabajadores del Ministerio de Finanzas es apenas la primera de una serie de acciones que se extenderán al resto de la administración pública, pues recordó que existen muchos procesos de reestructuración paralizados y que pronto podrían concretarse.

"Creemos que esto es un globo de ensayo que será luego aplicado en otros organismos, especialmente aquellos asociados al Ministerio de Finanzas, como el Seniat, Fogade, Fonden, Cadivi, Bandes, Sudeban, Banco Industrial, entre otros", afirmó Antonio Suárez, presidente de Fedeunep.

"Se está botando gente de la administración pública porque sencillamente el Estado no puede costear la nómina, que prácticamente se ha duplicado en los últimos 10 años. Se quiere hacer un ahorro a las arcas del Estado a costa del despido de miles de personas", acotó.

Aun cuando dijo desconocer los detalles, Suárez señaló que tienen información del despido de 400 empleados en el Ministerio de la Mujer, lo cual también se cataloga como despido masivo.

Cabe destacar que el despacho de Turismo también ha ejecutado despidos masivos, al igual que en la Alcaldía del Municipio Libertador de Caracas.

Sobre este particular, Suárez señaló que se ha violado lo establecido en la normativa laboral, que establece que los carteles deben anunciarse en periódicos de circulación nacional, pero que solo han sido publicados en Ciudad Caracas, diario que se distribuye en la capital de la República.

Del mismo modo, destacó que todo despido masivo debe ser concertado con los representantes laborales y el patrono, una medida que no fue acatada por el Min-Finanzas ni la alcaldía capitalina.

Salida ilegal. Por su parte, Betty Suárez, secretaria general del Sindicato Unitario de Empleados del Ministerio de Finanzas - Seniat (Sunep Finanzas - Seniat), señaló que los 575 funcionarios sometidos a "jubilación especial", además de unos 700 contratados y obreros que han sido despedidos hasta ahora, conforman en conjunto cerca de 75% de la nómina fija del despacho.

Aclaró además, que la acción es totalmente ilegal por dos razones: por una parte, la decisión de prescindir de los cerca de 1.400 empleados (aunque se espera que el número sea mayor), ocurre luego de vencido el plazo determinado para la reestructuración, que comenzó a aplicarse el 21 de marzo y concluyó 180 días después sin que se hubiese prorrogado.

"El anuncio de despidos y jubilaciones comenzó el 21 de diciembre, mucho tiempo después de culminado el lapso otorgado", dijo Suárez.

Por otro lado, la dirigente sindical señaló que Sunep-Finanzas se encuentra en proceso eleccionario para elegir sus nuevas autoridades, lo cual, según las leyes laborales vigentes, concede inamovilidad laboral.

Asimismo, denunció que el despacho violó disposiciones legales como la inamovilidad que rige para las mujeres embarazadas y los trabajadores en reposo médico, además de haber vulnerado el fuero sindical que protege a los dirigentes laborales en ejercicio, toda vez que fueron cesanteados tres directivos del Sunep-Finanzas (entre los que se cuenta ella), así como tres integrantes de la junta electoral. "Hasta sin junta electoral nos hemos quedado por esta medida", dijo.

Suárez recordó que desde que se anunció extraoficialmente que se producirían las "jubilaciones especiales", el sindicato ha intentado mantener conversaciones con el ministro Jorge Giordani o los viceministros, sin que hasta el momento hayan tenido respuesta alguna.

"Lo que queremos es conciliar, y esa ha sido nuestra prioridad, pero nunca hemos podido hablar con ninguno de los altos responsables del despacho", acotó.

Años de sobra. Tras 14 años sin discutir una nueva contratación colectiva, el Ministerio de Finanzas es uno de los organismos públicos que mayor retraso presenta sobre esta materia. "El último proyecto fue presentado en noviembre de 2008 y todavía estamos esperando la respuesta del ministro", dijo Betty Suárez.

No obstante, reconoció que el despacho fue uno de los pocos que canceló pasivos laborales en 2003 tras la reestructuración del antiguo Ministerio de Hacienda, lo que significa que los despedidos prácticamente no contarán con estos beneficios.

Señaló que al tratarse de "jubilaciones especiales", los despedidos recibirán compensación por la interrupción de su carrera administrativa, pues recibirán jubilaciones simples: además de perder todos los beneficios de la contratación colectiva por tratarse de una jubilación temprana.