Washington. Las ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos repuntaron en junio, después de registrar una pronunciada caída durante el mes anterior debido a la expiración de un subsidio gubernamental para la compra de viviendas.

Las ventas de viviendas unifamiliares ascendieron en junio 23,6%, frente al mes anterior, a una tasa anual ajustada por factores estacionales de 330.000, informó el Departamento de Comercio.

En tanto, los inventarios cayeron, lo que representa una señal alentadora para el sector.

El ascenso superó las expectativas. Los economistas encuestados por Dow Jones Newswires esperaban, en promedio, un incremento del 3,7% a una tasa anual de 311.000 para junio.

El aumento se produce luego que las ventas de mayo descendieran 36,7% a 267.000, cifras revisadas a la baja frente al descenso calculado inicialmente del 32,7% a 300.000.

La pronunciada caída de mayo se produjo después que el 30 de abril expirara un crédito tributario para aquellos que compran viviendas por primera vez, que fue implementado en febrero del 2009 y posteriormente extendido.

Sobre una base interanual, las ventas cayeron el 16,7%.

La mediana de los precios de las viviendas nuevas descendió un 0,6% en junio, sobre una base interanual, a US$213.400 desde los US$214.700 en junio del 2009.

Los inventarios cayeron. Al final de junio había aproximadamente 210.000 viviendas a la venta, un descenso del 1,4% desde las 213.000 a finales de mayo.

En tanto, la oferta en meses, según la actual tasa de ventas, descendió a 7,5 meses desde la lectura de 9,6 en mayo.

A nivel regional, las ventas de viviendas nuevas ascendieron un 33,1% en el sur, un 20,5% en el medio oeste y un 46,4% en noreste. En el oeste cayeron el 6,6%.