Nueva York. Las acciones estadounidenses extendieron este martes su tendencia negativa por quinto día consecutivo, ante los crecientes temores respecto a la economía tras los pesimistas comentarios del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

El mercado, que comenzó con un tono positivo después de que el S&P 500 tocó su mínimo de dos meses en la sesión anterior, revirtió su curso para volverse negativo tras el discurso de Bernanke, quien admitió una desaceleración en la economía.

Sin embargo, el presidente de la Fed no proporcionó señal alguna de que el banco central estuviese considerando un nuevo estímulo monetario para respaldar el crecimiento.

Bernanke también lanzó una dura advertencia a los legisladores en Washington que están considerando agresivos recortes presupuestarios, diciendo que poseen el potencial de hacer descarrilar la recuperación económica.

"No es que el mercado estaba esperando comentarios positivos, pero tampoco tan negativos. Pero pensé que el impacto sería limitado. No veo que esto se prolongue a la sesión de mañana", dijo Stephen Massocca, gerente general de Wedbush Morgan en San Francisco.

Bernanke indicó que la última racha de debilidad probablemente no dure mucho y debería dar lugar a cierto crecimiento en la segunda mitad del año.

Una serie de recientes datos económicos débiles, especialmente en el mercado laboral, empujó a los índices por debajo de sus niveles de soporte. El S&P 500 está un 4,2% por debajo de su nivel hace un mes.

El promedio industrial Dow Jones descendió 19,15 puntos, o 0,16%, para cerrar en 12.070.81 unidades, mientras que el índice Standard & Poor's 500 cayó 1,23 puntos, o 0,10%, a 1.284.94 unidades.

En tanto, el índice Nasdaq Composite perdió un punto, o 0,04%, para finalizar en 2.701.56 unidades.

Las acciones de sectores defensivos como cuidado de la salud y servicios públicos tuvieron ganancias tras los comentarios de Bernanke, pero las financieras y de tecnología -sectores relacionados al crecimiento- pasaron a negativo.

El índice bancario KBW, que subió en un principio 1%, terminó con un descenso del 0,2%.

El volumen fue escaso, comercializándose 6.590 millones de acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York, en el AMEX y en el Nasdaq, por debajo del promedio diario de 7.610 millones de acciones.