Warren Buffett elogió los esfuerzos del gobierno estadounidense para rescatar al sector financiero durante la crisis del 2008, con lo que evitó un colapso de la economía.

En una carta publicada en el diario The New York Times, Buffett escribió que el dominó de empresas estadounidenses estaba en fila y listo para caer a la velocidad de la luz luego de la bancarrota de Lehman Brothers en septiembre del 2008.

"Mi propia empresa, Berkshire Hathaway, podría haber sido la última en caer, pero esa distinción provee poco consuelo", dijo Buffett, conocido como el oráculo de Omaha.

El empresario dijo que la decisión del Gobierno estadounidense de comprar activos que muchos inversores consideraron tóxicos ayudó a hacer retroceder a la economía del borde del colapso.

Buffett elogió a los arquitectos del programa de rescate, incluido el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y alabó al ex presidente George W. Bush por liderar el programa, incluso pese a que el Congreso "se oponía y peleaba."