Río de Janeiro, Brasil. Un nuevo informe del World Economic Forum, "Una visión para gestionar los riesgos de desastres naturales", publicado este jueves, incluye recomendaciones para mejorar la gestión de los riesgos de desastres naturales y reducir su impacto.

El informe, escrito en forma conjunta con ARUP, Lloyds of London y Swiss Re, entre otras empresas, ofrece recomendaciones para reducir el impacto de desastres naturales mediante el mejoramiento de la preparación física y financiera por medio del uso de los recursos de los sectores público y privado.

El estudio se centra en presentar las aptitudes y los recursos de otras partes interesadas que, de otra manera, serían insuficientemente utilizadas (como las instituciones bancarias y de seguros, las industrias relativas a la ingeniería y la construcción, los medios de comunicación y los servicios públicos), para aumentar la capacidad del sector público en relación con la gestión de los riesgos que, por lo general, implica enfrentarse a limitaciones, especialmente, cuando ocurre un desastre a gran escala.

El análisis describe tres pilares generales, sobre los que se basan las recomendaciones:

* Conocimiento de los riesgos: Crear proyectos de difusión de conocimientos para la comunidad local a fin de modificar los comportamientos por medio de datos comprensibles sobre los riesgos y la valoración de estos; la recopilación y el mejoramiento de los datos sobre riesgos para la comunicación sobre el entorno cambiante de los riesgos.

* Reducción del riesgo: Establecer programas de incentivos para mejorar la resistencia por medio de la inversión en el acondicionamiento de edificios y el fortalecimiento de la infraestructura; establecer un nuevo proceso de planificación urbana que incluya los conocimientos y la experiencia de los expertos en ingeniería y seguros para garantizar que las nuevas estructuras se construyan en áreas de menor riesgo y que cumplan con suficientes códigos a fin de lograr resistencia física.

* Gestión de riesgos: Crear un enfoque coordinado respecto de la mitigación de los riesgos por medio de un gestor de riesgos centralizado en cada país a fin de evitar un enfoque aislado, aumentar la preparación financiera para los golpes graves que no pueden ser cubiertos por seguros tradicionales, garantías ante catástrofes y fondos nacionales.