Tokio. Las acciones japonesas saltaron casi un 3% y el yen se desplomó este viernes luego de que el G7 acordó una intervención conjunta para frenar el avance de la divisa nipona y para calmar la inquietud sobre la crisis nuclear que afecta a Japón.

Por su parte, el crudo Brent de Londres saltó US$2 a US$166,92 el barril por el temor de que aumente la tensión geopolítica en Oriente Medio y el norte de África, luego de que Naciones Unidas aprobó una acción militar para contener una ofensiva del líder libio, Muammar Gaddafi.

A las 07.22 GMT, el oro al contado sumaba US$11,35, cotizando a US$1.413,75 la onza. A las 0701 GMT, los futuros del cobre en la Bolsa de Metales de Londres retrocedían un 0,2%, a US$9.544,75 la tonelada, pero se encaminan a un avance semanal de un 3,9%, su mayor repunte desde comienzos de febrero.

La decisión del G7 de apoyar a Japón mientras el país lucha contra su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial fue tomada un día después de que el yen tocó un máximo histórico de 76,25 unidades contra el dólar en operaciones caóticas.

El dólar subió más de un 3% a cerca de 81,75 yenes tras el anuncio del G7, que se dio a conocer justo cuando la bolsa de Tokio comenzó a operar.

El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró con alza de un 2,7%, pero de cualquier manera concluyó la semana con un declive cercano en torno a un 10%.