Washington. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos dijo este viernes que sancionó a dos compañías navieras que operan en el sector petrolero de la economía venezolana, y agregó que individuos que operan en el sector de defensa y seguridad de Venezuela podrían ser objeto de sanciones.

Los objetivos designados de las sanciones de este viernes son dos compañías navieras y dos barcos registrados a nombre de estas empresas, los cuales transportaban petróleo de Venezuela a Cuba, se indicó en una declaración del Departamento del Tesoro.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo en la declaración que "Estados Unidos tomará más medidas si Cuba sigue recibiendo petróleo venezolano a cambio de apoyo militar".

Mnuchin también advirtió que el ejército y los servicios de inteligencia de Venezuela se enfrentarán a "serias consecuencias" si siguen apoyando al presidente venezolano Nicolás Maduro.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo en la declaración que "Estados Unidos tomará más medidas si Cuba sigue recibiendo petróleo venezolano a cambio de apoyo militar".

Estados Unidos ha estado siguiendo una política de sanciones económicas y aislamiento político contra el gobierno de Venezuela y en favor del líder opositor Juan Guaidó.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, advirtió este martes a 25 magistrados de la suprema corte de Venezuela sobre posibles sanciones.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela rechazó este miércoles "categórica y contundentemente" la amenaza de Pence.

En una declaración leída por el presidente del TSJ, Maikel Moreno, el órgano judicial dijo que Pence, "de manera irrespetuosa e injerencista pretende someter a las altas autoridades judiciales venezolanas a amenazas que son violatorias del principio de independencia".

El gobierno estadounidense reconoció a Guaidó como presidente encargado del país el 23 de enero, días después de que Maduro tomó posesión para un segundo mandato.

En respuesta al apoyo de Washington a Guaidó, Maduro anunció que rompería relaciones "diplomáticas y políticas" con Estados Unidos.