Pasar al contenido principal
EE.UU.: La reducción de horas de la residencia médica no tuvo efectos negativos
Miércoles, Julio 17, 2019 - 12:00

Para evitar las jornadas laborales extremas que tenían los residentes en el país, se puso un límite de 80 horas semanales en 2003.

Los médicos que se capacitaron en los hospitales de los EE. UU. bajo reformas recientes que limitaron sus horas de trabajo parecen proporcionar una atención similar en costo y calidad a los médicos que entrenaron antes de que las reformas de la jornada laboral entraran en vigencia, según sugiere un estudio reciente.

Las reformas aprobadas en 2003 por el Consejo de Acreditación para Educación Médica de Graduados (ACGME) establecieron un máximo de 80 horas semanales de trabajo y limitaron los turnos a las 30 horas para los médicos en capacitación conocidos como residentes. Si bien la intención era evitar errores por parte de residentes agotados, a algunos en la comunidad médica les preocupaba que menos horas dejaran a estos aprendices sin preparación para practicar por su cuenta.

Para el estudio actual, los investigadores examinaron los datos de 485.685 pacientes cubiertos por Medicare que fueron ingresados ​​en hospitales de los EE. UU. y que fueron atendidos por un internista general (un médico que terminó con su capacitación) entre 2000 y 2012. Observaron los resultados y los costos de los pacientes para los internistas de primer año entrenados antes y después de las reformas laborales de 2003, así como para los internistas con 10 años de experiencia, que actuaron como grupo de control.

Los investigadores informan en The BMJ que no hubo una diferencia significativa en las muertes de pacientes, las hospitalizaciones repetidas o los costos entre los médicos que entrenaron con menos horas y los que completaron el entrenamiento antes de que entraran en vigor las reformas.

"Una de las preocupaciones con respecto a las horas de trabajo restringidas es que los residentes pueden no estar lo suficientemente capacitados para la práctica independiente como solían estar cuando las horas de trabajo no estaban restringidas", dijo el Dr. Anupam Jena, autor principal del estudio e internista en el Hospital General de Massachusetts en Bostón.

"Nuestro estudio sugiere que cualquier tiempo adicional dedicado a la capacitación más de 80 horas a la semana no parece ofrecer beneficios en términos de mejorar los resultados de los pacientes o reducir los costos", dijo Jena por correo electrónico. "También puede darse el caso de que debido a que la atención hospitalaria es multidisciplinaria, incluidos médicos especialistas, enfermeras y otros proveedores de atención médica, cualquier deficiencia relativa leve en la experiencia de un médico dado puede no ser importante para los resultados del paciente".

Los pacientes de internistas de primer año que entrenaban cuando las horas no tenían restricciones tenían una tasa de mortalidad de 30 días del 10,6%, en comparación con el 9,6% de los internistas de primer año que no entrenaban más de 80 horas a la semana. Los pacientes de internistas con 10 años de experiencia, todos entrenados con horarios sin restricciones, tenían tasas de mortalidad de 30 días del 11,2%.

Los investigadores también observaron cuántos pacientes tuvieron hospitalizaciones repetidas o readmisiones dentro de los 30 días posteriores al alta. No importa cuándo entrenaron sus médicos, los pacientes de internistas de primer año tenían tasas de reingreso del 20,4%. Los pacientes internistas más experimentados tenían tasas de reingreso del 20,1% al 20,5%.

El gasto de Medicare por paciente fue de US$ 1.161 para internistas de primer año que entrenaron con horarios sin restricciones y de US$ 1.267 para sus contrapartes que entrenaron más tarde. Para los internistas más experimentados, el gasto de Medicare por paciente fue de US$ 1.331 antes de las reformas y US$ 1.599 después de que las reformas entraron en vigencia.

Una limitación del estudio es que solo analizó a los internistas generales y los posibles resultados se verían diferentes para los cirujanos u otros especialistas. La duración de los turnos también cambió con las reformas implementadas después de 2003 y el estudio no examina el impacto de estos cambios adicionales.

Aún así, los hallazgos deberían tranquilizar a los pacientes de que su atención no se verá necesariamente comprometida porque los médicos solo entrenaron 80 horas a la semana, dijo el Dr. Christopher Moriates, decano asistente de valor de atención médica en la Escuela de Medicina de Dell en la Universidad de Texas en Austin.

"Esta evidencia se suma a lo que hemos visto aquellos de nosotros en educación médica: nuestros residentes continúan trabajando muy duro y están comprometidos con el aprendizaje de su oficio, por lo que aunque trabajen menos horas, parece que sus resultados son los mismos", dice Moriates. Quien no participó en el estudio, dijo por correo electrónico.

La semana laboral de 80 horas también es probable que permanezca aquí, dijo la Dra. Krisda Chaiyachati, investigadora de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia que no participó en el estudio.

"Creo que se siente humano mantener las horas de trabajo a no más de 80 horas", dijo Chaiyachati por correo electrónico. "Me imagino que sería políticamente difícil pedirle a los médicos jóvenes que trabajen de manera rutinaria, por ejemplo, 100 horas a la semana".

Autores

Reuters