Ankara. Estados Unidos y Turquía acordaron normalizar sus relaciones, después de algunas semanas en que la tensión se incremento por las operaciones militares turcas en Siria, según confirmó este viernes el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu.

En una conferencia de prensa conjunta en Ankara con el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, el funcionario turco indicó que los dos lados establecerán mecanismos para abordar los problemas bilaterales que han afectado las relaciones bilaterales.

El jefe de la diplomacia turca agregó que los dos países sostendrán otra reunión a mediados de marzo como parte de los mecanismos para enfrentar la crisis.

Por su parte, Tillerson aseguró que Washington y Ankara trabajarán de la mano en Siria, donde Siria esta llevando a cabo operaciones militares transfronterizas para luchar contra las milicias kurdas.

"No vamos a actuar solos por más tiempo, Estados Unidos haciendo una cosa y Turquía haciendo otra", dijo Tillerson y agregó que los dos países aliados de la OTAN disponen de "buenos mecanismos" para tener una mejor cooperación.

Al tiempo que reconoció el derecho de Turquía de asegurar sus fronteras, el jefe de la diplomacia estadounidense instó a Ankara a mostrar moderación en sus operaciones militares en Siria.

Tillerson hacía referencia a la operación en curso que realiza el Ejército turco en Afrin (Siria), en un intento por expulsar a la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG).

Las YPG son consideradas por Ankara como las afiliadas sirias del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ha estado luchando por la autonomía en el sureste de Turquía.

Turquía ha prometido ampliar sus operaciones militares a Manbij, donde están desplegadas las tropas de Estados Unidos junto con las fuerzas kurdas para luchar contra el grupo Estado Islámico (EI).

Washington ha advertido a Ankara contra tal medida que, según dijo, podría llevar a una confrontación entre las tropas de Turquía y las de Estados Unidos. Tillerson aseguró que le dará prioridad al tema de Manbij, ya que las dos partes trabajan juntas.