Pasar al contenido principal
El cacao ecuatoriano ahora también se mezcla en licores
Domingo, Febrero 14, 2016 - 11:40

Tres productos exitosos llevan adelante una original propuesta en Ecuador: mezclar el tradicional cacao local con licores como cerveza, vino y solbeso.

El sabor del cacao fino de Ecuador ahora también forma parte de los ingredientes de una cerveza local que busca rendir tributo al tradicional productor de este país. Club Premium de cacao planea vender 10.200 hectolitros en poco más de tres millones de unidades del producto.
 
El líquido combina muy bien con comidas picantes, carnes a la parrilla y diferentes variedades de quesos, tanto fuertes como maduros, según indica Johanna López, gerente de la marca.
 
 
Otra bebida con cacao fino de aroma es un vino de chocolate que se está produciendo en Cuenca. Joaquín Corral, gerente de Marketing e Innovación, de La Toscana, explica que la idea era fusionar y utilizar el mosto con productos netamente ecuatorianos como el cacao, "con el fin de crear un producto nuevo e innovador en cualquier mercado”.
 
Explica que este vino es una mezcla de fermentación y maceración del cacao con el merlot. “El cacao seleccionado manualmente se deposita en los tanques, una vez iniciada la fermentación y paralelamente la maceración es donde empieza a nacer este tipo de vino especial”, dice Corral.
 
 
La empresa tiene grandes expectativas con este producto generado tras casi dos años de desarrollo, que buscará el éxito en el mercado ecuatoriano e internacional.
 
El cacao también se ha usado como ingrediente principal para elaborar solbeso, un licor logrado en la zona de Naranjito (Guayas) a partir del jugo de esta fruta y que recientemente fue presentado en el mercado ecuatoriano, pero que desde hace cuatro años se vende en cinco estados de Estados Unidos y en la ciudad de Londres (Europa).
 
 
El jugo se fermenta unos dos días y luego se lo destila en un alambique de cobre hecho artesanalmente, dice Fernando Crespo, de Solbeso. “Tiene el poder de un tequila y lo cítrico y lo dulce de un ron, es fuerte porque tiene un grado alcohólico de 40, pero a la vez es muy suave y noble”, indica Crespo. 
 
 

Autores

El Universo/ LifeStyle