Pasar al contenido principal
El camino hacia un lugar de trabajo seguro
Martes, Enero 25, 2011 - 17:47

Oswaldo Lorenzo es profesor de Operaciones del IE Business School.

Dado que las empresas multinacionales dirigen cada vez más sus operaciones de cambio para el mundo en desarrollo, se encuentran con condiciones poco familiares y desafiantes, tales como:

- Extrema explotación de los trabajadores,
- La explotación de niños como trabajadores,
- El uso de sustancias peligrosas en la producción de juguetes,
- El secuestro de los empleados en operaciones remotas, y
- La lesión o muerte de los empleados y otras personas en accidentes relacionados al transporte, causado en parte por infraestructuras de viaje inadecuadas y peligrosas.

Como resultado, surgen muchas cuestiones éticas. Por ejemplo, ¿dónde las empresas trazan la línea entre las prácticas de trabajo apropiadas e inapropiadas? ¿Quién es responsable de asegurar que estas prácticas sean observadas? ¿Qué gestiones se pueden hacer para mantener a salvo a todos los empleados?

Las empresas con sede en los países desarrollados y operando por largo tiempo y hasta hace poco en esos lugares, no pueden ser sacudidas, ya que deben asumir tareas como la contratación de los trabajadores del país de acogida, aprender las cuestiones jurídico-político-sociales locales, e instalar sus nuevas operaciones. 

Mientras que asumir estas tareas en el mundo desarrollado es generalmente una cuestión de rutina, las empresas a menudo encuentran que sus procedimientos habituales y las acciones no siempre encajan bien en los países del tercer mundo.

El punto más importante es que las empresas puedan afrontar los retos sociales y éticos de las operaciones del mundo en desarrollo al observar casos específicos que enseñen lecciones valiosas. Tomemos, por ejemplo, el caso de la circulación por carreteras precarias con vehículos inadecuados.

Camino a la tragedia

En 2002, 1,2 millones de personas murieron a causa de accidentes de tránsito en todo el mundo. Los países en desarrollo representaron el 88 por ciento de estas fatalidades.

El riesgo de un accidente mortal al conducir por carreteras en mal estado en los países en desarrollo está asociada principalmente a dos cuestiones principales: el estado actual de las carreteras (por ejemplo, los baches y la falta de signos eficaces) y la histórica falta de mantenimiento de carreteras.

Algunas empresas multinacionales que desde hace tiempo operan en el mundo en desarrollo han identificado las implicancias de la conducción en condiciones agresivamente arriesgadas. 

Shell ha identificado los accidentes de carretera como un costo y un riesgo para su negocio, y ha puesto como uno de sus principales objetivos reducir las muertes de tráfico. 

British Petroleum (BP) sufrió 48 muertes relacionadas con el transporte en 2003, incluyendo cinco empleados, 15 contratistas, y 31 miembros del público. 

Los accidentes de tráfico fueron la causa principal de muertes relacionadas con el trabajo en total en 2003, lo que representa 6 de cada 11 muertes. 

Un asociado de mina, Pablo Esquivel, examinó un accidente de tráfico con múltiples víctimas mortales en un estudio publicado en el Journal of Business Ethics. Este estudio se refería a un accidente de tráfico fatal que involucró al personal de una empresa multinacional en Venezuela. Tres trabajadores murieron mientras conducían para llamar a los clientes.

Uno de los que murieron en este accidente fue "Liz" (un nombre elegido para ocultar su verdadera identidad). Como a Liz le sobrevive un hijo de seis años de edad, la familia intervino pidiendo a la empresa una indemnización.

Manejamos las conversaciones con la empresa, con la participación de otros familiares afectados por el accidente.

Cuestiones de seguridad 

Hemos encontrado en nuestra investigación que el accidente fue consecuencia de las pobres condiciones de la carretera, la señalización vial no existente, la falta de patrullas de la policía, y el uso de un pequeño automóvil hatchback de tres puertas, sin bolsas de aire y un diseño de estructura de acero muy débil . 

Una pregunta que surgió rápidamente para nosotros: ¿era ese un lugar de trabajo seguro? Y otra aún más importante: ¿es la seguridad durante el viaje hacia el trabajo la responsabilidad de la empresa, la autoridad de transporte local, o los propios empleados

Nuestra investigación reveló que Liz y sus colegas fueron expuestos a riesgo, relacionado al viaje desde hace mucho tiempo. Muchas veces, durante muchos años, Liz viajó por caminos de riesgo como representante de la compañía. 

Las preguntas difíciles de responder siguieron emergiendo ¿Por qué ellos tomaron esos riesgos? ¿Por qué una empresa multinacional tolera que sus empleados tomen esos riesgos? 

Hemos encontrado las respuestas a nuestras preguntas en los estudios realizados por los investigadores Trimpop y Zimolong. Ellos encontraron que el contexto en que vive la persona, incluida la cultura, influye en la percepción y tolerancia al riesgo. Después de la exposición prolongada a condiciones peligrosas, la gente relaja su percepción de riesgo. 

Por lo tanto, aquellos que regularmente conducen largas distancias pueden subestimar el riesgo que implica la conducción. Por otra parte, el hecho de que las condiciones del camino sean pobres en todo el país puede crear un grado de aceptación. Además, las poblaciones de bajos ingresos pueden estar más dispuestos a aceptar el riesgo con el fin de obtener o mantener un empleo.

Frente a los riesgos atípicos

A la luz de las circunstancias y resultados en el caso que involucra a Liz, los desafíos que se presentan a las empresas:
- ¿Cómo pueden las empresas globales actuar para que los países se muevan hacia fuera de esa mentalidad y de aceptar condiciones tan peligrosas?
- ¿Cómo puede una compañía manejar este alto nivel de riesgo para sus empleados?

Creemos que una explicación de esta tragedia radica en la mala aplicación de las prácticas que funcionan bien en los países desarrollados pero no en los países en desarrollo. Las normas no son las mismas, y los contextos son muy diferentes. En los países en desarrollo, los empleos relacionados con el transporte implican un mayor riesgo de lesiones y muertes. Las multinacionales tienen que entender estas diferencias y actuar en consecuencia. 

Nosotros identificamos un conjunto de tres mejores prácticas que pueden ayudar a hacer frente las empresas multinacionales con los accidentes de trabajo relacionados al transporte en un entorno de alto riesgo:

Introducir una cultura de seguridad. En demasiadas instancias en todo el mundo, la falta de creencias, actitudes y valores en materia de seguridad ha contribuido a infames y trágicos accidentes. Por ejemplo, una clara falta de preocupación por los riesgos para los operadores de Chernobyl fue un ingrediente fatal en esa tragedia.

Un punto de referencia que pueden ser útil a las empresas en la creación y desarrollo de una cultura de seguridad, es el conjunto de directivas de seguridad observado en muchos departamentos municipales y rurales de lucha contra incendios. Estas instituciones intentan promover una cultura de seguridad en el trabajo y de prevención de riesgos. Los bomberos están entrenados para ser responsables por su propia seguridad, como cualquier trabajador debe ser. 

Las empresas multinacionales no deben esperar que las administraciones locales actúen con eficacia en formas que reduzcan al mínimo los accidentes de tráfico, especialmente en los países en desarrollo.

Hemos encontrado que hay una gran carencia de cultura de seguridad, incluso entre profesionales y directivos (la misma Liz era gerente). Las empresas globales deben considerar, como un mandato ético, la transferencia de las normas culturales de los países desarrollados a países en desarrollo.

Prácticas de gestión de riesgos moderna. La gestión de riesgos es un factor crítico en la prevención de muertes en los lugares de trabajo de alto riesgo, tales como las operaciones de petróleo en alta mar. Las mejores prácticas pueden prevenir o mitigar el impacto negativo de las explosiones, colisiones, y las catástrofes ambientales. 

Shell, BP, Total y British Telecom han aplicado recientemente prácticas de gestión de riesgos para mitigar los riesgos de conducir. Estas prácticas en conjunto definen un estándar de seguridad vial que incluye los requisitos mínimos de los vehículos, los requisitos de aptitud del conductor, la prohibición de uso del teléfono móvil, el uso del cinturón de seguridad obligatorio, y evaluaciones de riesgo de las rutas. 

Otras prácticas sugieren el uso de rutas alternativas, el uso de video y servicios de teleconferencia (reducción de los viajes), y una mejor programación de viaje (por ejemplo, evitar los viajes con mal tiempo).

Ejercicio de la ciudadanía corporativa proactiva. Creemos que la ciudadanía corporativa en el globalizado mundo de hoy obliga a las empresas a abordar el problema de los accidentes mortales en los países emergentes. Estas empresas cuentan con los recursos - a diferencia de muchos gobiernos - para aliviar en cierta medida una situación deplorable. 

Las empresas multinacionales deben ser líderes en asegurar que las normas de seguridad sean desarrolladas, implementadas y aplicadas por todas las partes interesadas en una sociedad en desarrollo, incluidos los empleados, contratistas, proveedores y clientes. 

Shell lo ha hecho mediante el desarrollo de estándares para ayudar a las comunidades locales en países donde tienen instalaciones. Por ejemplo, la empresa está involucrada en la formación y la educación a través de la Global Road Safety Partnership, el desarrollo de folletos de seguridad distribuidos en sus comunidades y la creación de "Shell Traffic Games" para educar a los niños.

El lugar de trabajo global del bienestar 

Sin duda, el tema de las empresas multinacionales que operan en los países en desarrollo es grande. Sin embargo, cuando se trata de seguridad, las empresas deberían, como mínimo, localizar las prácticas de seguridad y de gestión de riesgos para mitigar el impacto de las peligrosas prácticas de conducción de sus grupos de interés y actuar como buenos ciudadanos corporativos globales de forma proactiva frente al problema.

Autores

Oswaldo Lorenzo