Pasar al contenido principal
Empleo en Latinoamérica: aumenta el fenómeno del trabajador pobre, según la OIT
Viernes, Septiembre 2, 2022 - 09:14

La tasa de desocupación en la región bajó hasta el 7,9 % en el primer trimestre, pero la mayoría de empleos recuperados son informales.

América Latina y el Caribe han reducido su tasa de desocupación hasta el 7,9% en el primer trimestre de este año, pero la mayoría de empleos recuperados están en condiciones de informalidad, lo que afecta a una de cada dos personas, reveló este jueves la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La directora regional interina de la OIT para América Latina y el Caribe, Claudia Coenjaerts, dijo que “se calcula que entre 50 y 80 % de los empleos recuperados en 2022 son en condiciones de informalidad” y que la crisis actual, por la tendencia inflacionaria al alza, podría generar más aumento de informalidad laboral.

Además, hay países en la región con más del 70% de sus trabajadores informales, mientras que el promedio en Latinoamérica y el Caribe es del 50% lo que, sumado a unos menores ingresos, ha abierto la puerta “al fenómeno del trabajador pobre”.

Asimismo, la directora regional señaló que los precios comenzaron a subir en 2021 tras la pandemia del COVID-19, pero, actualmente, están sometidos a “más presión por la guerra en Ucrania”, lo que afecta directamente el nivel de ingresos reales para los trabajadores.

“La pérdida de ingresos laborales da origen al fenómeno del trabajador pobre”, que, aún teniendo un empleo formal, no logra cubrir todas sus necesidades básicas, afirmó Coenjaerts durante la presentación “Un crecimiento débil y crisis global frenan la recuperación del empleo en América Latina y el Caribe”.

En el primer trimestre del año, la tasa de desocupación bajó al 7,9%, respecto al 8,7% del mismo trimestre de 2019, en tanto que la tasa de ocupación ha subido al 57,2%, frente al 57,6% de 2019, y la tasa de participación se ubica en 62,1%, respecto al 63,1% de hace tres años.

Subir salarios mínimos y negociar

La directora regional interina agregó que “es crucial que los países pongan en marcha una combinación de políticas para enfrentar el deterioro de los mercados laborales”, que consideren el incremento del salario mínimo y las negociaciones colectivas con los trabajadores.

Autores

El Espectador