Washington. Alexander Haig, un ex general del ejército estadounidense que se convirtió en jefe de gabinete durante el escándalo de Watergate y que fue secretario de Estado del Gobierno de Ronald Reagan, murió el sábado a los 85 años.

Haig buscó postular a la presidencia de Estados Unidos, pero su intento por obtener la nominación del Partido Republicano terminó en fracaso en 1988.

Un portavoz del Hospital Johns Hopkins en Baltimore dijo, sin dar más detalles, que Haig había muerto en la madrugada del sábado.

Simbólicamente, el momento en que Haig estuvo más cerca de sentirse presidente fue cuando proclamó a la prensa "Yo tengo el control aquí", tras el intento de asesinato contra el entonces mandatario Ronald Reagan en 1981, en una declaración que generó amplias críticas.

Durante muchos años, el nombre de Haig fue mencionado como la posible "Garganta Profunda", la legendaria fuente del Washington Post que ayudó a terminar con el Gobierno de Richard Nixon en el marco del escándalo de Watergate. En el 2005, el ex oficial del FBI Mark Felt rompió años de silencio y confirmó que él era la misteriosa fuente.