Pasar al contenido principal
Estrés: Los niveles de cortisol bajan en quienes se dedican a una actividad artística casual
Viernes, Junio 17, 2016 - 12:14

En el 75% de quienes dibujan, hacen collages o figuras con arcilla o plastilina, aunque no tengan experiencia ninguna, mejora claramente el perfil de la hormona.

Drexel University / Cluster Salud. Tanto si eres de Van Gogh o un dibujante de personitas con palotes, un nuevo estudio de la Universidad de Drexel (Philadelphia, Pennsylvania) encontró que hacer arte puede reducir significativamente las hormonas relacionadas con el estrés en su cuerpo.

Alguno dirá que Van Gogh, quien se suicidó deprimido por su enfermedad mental no es un buen ejemplo, pero cada vez hay más evidencia de que fue víctima de un homicidio no intencional, pero esa es otra historia. La que aquí sí importa es que agarrar un lápiz, pluma, pincel, tijeras y papel para hacer collages y plasticina o plastilina, diminuye los niveles de cortisol en la sangre. Y, mientras más cortisol en la sangre más pelos parados de ansiedad.

Por supuesto, los beneficios podrían ser acumulativos: los investigadores de la Universidad de Drexel de Enfermería y Profesiones de la Salud creen que la experiencia pasada en la creación de arte podría amplificar los efectos reductores del estrés de la actividad. De todas formas, su estudio encontró que todo el mundo parece beneficiarse por igual.

"Es sorprendente y no lo es", dice Girija Kaimal, profesor asistente de terapias de artes creativas, sobre el descubrimiento. "No es sorprendente, ya que esa es la idea central de la terapia del arte:. Todo el mundo es creativo y puede ser expresivo en las artes visuales cuando se trabaja en un entorno de apoyo Dicho esto, esperaba que tal vez los efectos serían más fuertes para los que tienen experiencia previa".

Los resultados del estudio fueron publicados bajo el título “La reducción de los niveles de cortisol y respuestas de los participantes a continuación de hacer arte”.  Kendra Ray, una estudiante de doctorado bajo supervisión de Kaimal, y Juan Muñiz, PhD, profesor asistente de enseñanza en el Departamento de Ciencias de la Nutrición, sirvieron como co-autores.

Para entender los resultados hay que decir que los “biomarcadores” son indicadores biológicos (como las hormonas) que pueden ser utilizados para medir las condiciones en el cuerpo, tales como el estrés. El cortisol fue una de las hormonas medidas en el estudio a través de muestras de saliva. A mayor nivel de cortisol de una persona, más estresada la persona es probable que esté.

Para el estudio de Kaimal, 39 adultos, que van desde 18 a 59 años de edad, fueron invitados a participar en 45 minutos de la creación artística. Los niveles de cortisol fueron tomadas antes y después de tal período.

Los materiales disponibles para los participantes incluyeron marcadores y papel, plastilina/plasticina y materiales de collage. No hubo indicaciones dadas y cada participante puede utilizar cualquiera de los materiales que eligieron para crear una obra de arte que deseara. Un terapeuta de arte estuvo presente durante la actividad para ayudar si el participante solicitaba alguna ayuda.

De los que tomaron parte en el estudio, casi la mitad informaron de que tenían poca experiencia en hacer arte.

Pasado el tiempo indicado, los investigadores encontraron que en el 75% de los participantes los niveles de cortisol habían bajado. Y, si bien hubo alguna variación en la cantidad en que los niveles de cortisol bajaron, no hubo correlación entre tener experiencias pasadas haciendo arte y lograr los niveles más bajos.

Por medio de testimonios escritos de sus experiencias los participantes revelaron cómo se sintieron acerca de la experiencia.

“Fue muy relajante”, escribió uno. “Después de unos cinco minutos, me sentí menos ansioso. Pude obsesionarse menos acerca de las cosas que yo no había hecho o necesitaba hacer (en la vida). Hacer arte me ha permitido poner las cosas en perspectiva”.

Sin embargo, aproximadamente el 25% de los participantes en realidad registró  niveles más altos de cortisol, aunque (en ese contexto) no fue necesariamente una mala cosa.

“Una cierta cantidad de cortisol es esencial para el funcionamiento”, explica Kaimal. “Por ejemplo, nuestros niveles de cortisol varían a lo largo del día - los niveles son más altos en la mañana porque eso nos da un impulso de energía para ir al inicio de la jornada. Podría haber sido que el tomar decisiones haciendo arte resultó en un estado de excitación y/o alto compromiso en esos participantes del estudio”.

Kaimal y su equipo creían, antes del estudio, que el tipo de materiales y  la técnica utilizada por los participantes podría afectar los niveles de cortisol. Pensaron que los medios menos estructurados –usar arcilla o dibujar con marcadores– disminuirían los niveles de cortisol más que los estructurados , como hacer collages. Esto, sin embargo, no fue apoyado por los resultados, ya que no se encontró correlación significativa.

El estudio, en cambio, si encontró una débil correlación entre la edad y los niveles más bajos de cortisol. Los participantes más jóvenes mostraron consistentemente niveles de cortisol inferiores después de que habían hecho arte.

Para Kaimal una explicación de la diferencia podría ser que “las personas más jóvenes todavía están desarrollando maneras de lidiar con el estrés y los problemas, mientras que los individuos de mayor edad –sólo de tener vida vivida y al ser mayores–  podrían tener más estrategias para resolver problemas y manejar el estrés de forma más efectiva”.

En vista de lo anterior, el investigador tiene previsto ampliar el estudio para explorar si la "auto-expresión creativa en un ambiente terapéutico puede ayudar a reducir el estrés". En ese estudio, también se medirán otros biomarcadores como la alfa-amilasa y la oxitocina para tener una imagen más completa.

Además, Kaimal también planea estudiar cómo las autoexpresiones basadas en artes visuales afecta a los pacientes al final de su vida y a quienes los cuidan. En síntesis: “Queremos examinar en última instancia, la forma en actividades creativas podría ayudar con el bienestar psicológico y, por lo tanto, la salud fisiológica, también”, concluyó.