Buenos  Aires. La ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, acudió este lunes nuevamente a los tribunales para declarar en la causa por el pago de coimas durante su gestión por parte de empresarios para la asignación de contratos.

La ex mandataria desechó delegar su comparecencia en sus abogados y se presentó personalmente ante el juez Claudio Bonadio. Es la segunda declaración que rinde en menos de un mes por la misma causa y la séptima desde que dejó el mandato.

Al igual que en la ocasión pasada, Fernández de Kirchner presentó un escrito y se negó a responder las preguntas del magistrado que la investiga en cuatro expedientes.

En el documento cuestionó los motivos de su citación judicial, asegurando que "la investigación se originó a través de una prueba obtenida de manera ilícita, ya que los famosos cuadernos, que en rigor de verdad no son cuadernos sino simples fotocopias, fueron aportados en contra de la voluntad de quien ahora es reputado como su autor", y que "ni siquiera en los tiempos de la inquisición se animaron a tanto".

La ex mandataria desechó delegar su comparecencia en sus abogados y se presentó personalmente ante el juez. Es la segunda declaración que rinde en menos de un mes y la séptima desde que dejó el mandato.

La investigación por el supuesto pago de sobornos, que habría quedado plasmado en coho cuadernos, llevó al allanamiento de las tres viviendas de Fernández de Kirchner. 

En la víspera, la actual senadora escribió en Twitter: "Ya saben, no se movilicen. Pongan la energía en defender la universidad y la salud públicas, la ciencia y la tecnología y ayudar a los que la están pasando mal, que desgraciadamente no son pocos hoy en nuestro país".

Para el juez, la ex presidenta "comandó una organización delictiva" dedicada a la "percepción de sumas de dinero ilegítimas, por parte de diversos particulares, muchos de ellos, empresarios contratistas de la obra pública del Estado Nacional”, publica Clarín.

Según consigna el diario local, el juez Bonadio decidió ampliar el período de la investigación, señalando que el sistema de recaudación ilegal de retornos impulsado por funcionarios del Ministerio de Planificación “comenzó entre el año 2003 y 2004” y se prolongó hasta 2015 cuando Cristina dejó el Gobierno.

La ex presidenta de la centro-izquierda del peronismo, ha comparado su caso con el del ex mandatario brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva. Asegura ser una perseguida y que solo buscan inhabilitarla de la actividad política.

*Con información de Clarín y El Observador de Uruguay.