Beijing. Las exportaciones de acero de China se mantendrán altas en 2017 gracias a un consumo sin cambios en el mercado nacional y una lenta racionalización de la capacidad, pudiendo alcanzar los 100 millones de toneladas el próximo año, según un informe publicado por la agencia internacional de calificación Fitch.

Fitch pronostica que el consumo de acero chino se mantenga entre 700 y 705 millones de toneladas el próximo año, lo que reflejaría la desaceleración del mercado inmobiliario y el estable crecimiento de la inversión en infraestructuras, así como una perspectiva favorable para el consumo de automóviles y electrodomésticos chinos.

Por otro lado, la racionalización de la capacidad seguirá siendo un tema clave en el sector, con un objetivo de 14 a 27 millones de toneladas anualmente hasta 2020.

Como resultado, las exportaciones se deberían mantener altas en 2017, con los productores chinos beneficiándose de la tasa de cambio del yuan y de los precios más bajos de las materias primas, concluye el informe.

El sector del acero del país asiático, que está afectado por un exceso de oferta, sufrió años de bajos precios y cierres de fábricas debido a la floja economía. Sin embargo, gracias a la tendencia al alza de los precios a principios de este año, muchas fundiciones han reanudado la producción.

Los datos oficiales muestran que la producción de acero crudo de China se incrementó en un 0,4 por ciento interanual para alcanzar los 603,78 millones de toneladas en el periodo enero-septiembre.