Reuters. La compañía de entrega de encomiendas FedEx Corp dijo este viernes que gastará más de US$3.200 millones en aumentos salariales, bonos, financiamiento de pensiones e inversiones de capital, aprovechando la reforma tributaria de Estados Unidos promulgada en diciembre.

La empresa con sede central en Memphis, Tennessee, dijo que invertiría US$1.500 millones para expandir en forma significativa su centro en Indianápolis en los próximos siete años y modernizar y aumentar el tamaño de su supercentro de Memphis.

El nuevo código tributario permite a las empresas amortizar inmediatamente el valor total de costos de capital, lo que ayuda a hacer los proyectos más atractivos desde el punto de vista financiero, pero ese beneficio empezará a retirarse en forma gradual en 2023. También reduce en forma permanente la tasa impositiva corporativa al 21% desde el 35%.

Con el anuncio, FedEx se suma a la lista de empresas estadounidenses que promete un mayor salario a sus empleados, citando los recortes tributarios.

FedEx, que afirmó que los recientes cambios impositivos impulsarán el crecimiento económico y la inversión en Estados Unidos, también dijo que contribuirá con US$1.500 millones a un plan de pensiones para empleados.

FedEx, que afirmó que los recientes cambios impositivos impulsarán el crecimiento económico y la inversión en Estados Unidos, también dijo que contribuirá con US$1.500 millones a un plan de pensiones para empleados.

La empresa planea destinar más de US$200 millones en mayores compensaciones. Dos tercios de ese monto será destinado a los empleados que trabajan por hora y el resto a financiar incrementos en planes de incentivos por desempeño para trabajadores asalariados.

A las 1618 GMT, las acciones de FedEx <FDX.N> perdían un 0,43%.