Brasilia. El ministro de Infraestructura de Brasil, Tarcísio Freitas, anunció este lunes que será suspendida la resolución de la Agencia Nacional de Transporte Terrestre (ANTT) divulgada el pasado jueves, que estableció las normas para el cálculo del valor mínimo del flete por carretera, y se abrirá una nueva ronda de negociaciones.

La resolución fue publicada por la ANTT después de pasar por una consulta pública y entró en vigor el último sábado, pero generó fuertes críticas de los transportistas.

Según el ministro, se abrirá una nueva ronda de negociaciones con los camioneros. Hay una reunión prevista para este miércoles.

La cartera informó que la votación sobre la suspensión de la resolución se realizará en una reunión extraordinaria de la ANTT programada para la tarde de este lunes.

El ministerio explicó en un comunicado que se observó "insatisfacción en una parte significativa de los agentes de transporte" y que "las diferencias conceptuales sobre el valor del flete y el piso mínimo" deberían ser discutidas nuevamente con el sector.

En mayo de 2018 una huelga de los transportistas que duró 11 días paralizó la actividad económica del país, provocando desabastecimiento y severas pérdidas a las empresas.

"El diálogo sigue siendo el principal mecanismo con el que buscaremos el consenso en el sector del transporte de carga", explicó el ministro.

"Por eso es importante continuar con las reuniones. Estamos desde principios de año con las puertas abiertas en el ministerio y ésta ha sido la mejor manera de dar transparencia a las decisiones que se están tomando en conjunto", agregó.

Los transportistas reclaman que la nueva fórmula no tiene en cuenta la remuneración de los camioneros autónomos, considerando apenas los costos para el cálculo del piso de carga.

Una reunión de los dirigentes camioneros con el ministro Freitas está prevista para el próximo miércoles.

En mayo de 2018 una huelga de los transportistas que duró 11 días paralizó la actividad económica del país, provocando desabastecimiento y severas pérdidas a las empresas.

Entre los compromisos asumidos por el gobierno del entonces presidente, Michel Temer, fue establecer una tabla de precios mínimos para el flete y una política de precios flexible para los combustibles, que tuviera en cuenta las necesidades del sector.