Pasar al contenido principal
Growth Hacking, la alternativa para emprendimientos y startups
Jueves, Enero 14, 2016 - 08:39

El Growth Hacking es básicamente la unión del marketing con la tecnología.

El Growth Hacking es una disciplina que busca aumentar rápida y notoriamente el volumen de los usuarios, ingresos o impactos de un producto o servicio, todo con los mínimos gastos y esfuerzos posibles, por lo tanto se levanta como la alternativa ideal para emprendimientos y startups.

Alfredo García, experto de Fixer, empresa de marketing y comunicaciones, aclara, “el Growth Hacking es básicamente la unión del marketing con la tecnología. Si antes se hacían planes de financiación, análisis de mercado, establecimiento de locales, etc., ahora esta disciplina, busca conseguir expandir una empresa de manera escalable y con poco presupuesto. Si el marketing tradicional se hace a través de la radio, el diario, la televisión o pendones publicitarias; el Growth Hacking utiliza los medios sociales, el marketing viral, la innovación o la conectividad del usuario”.

Esta nueva manera marketing ha cambiado el instinto que tiene el marketing o la publicidad tradicional por las métricas y el retorno de la inversión, recibe la información y la procesa, intentando descubrir rutas que lleven hacia el éxito.

Las relaciones públicas y las técnicas de publicidad han debido evolucionar, cambiando las reglas del juego, ya que no gana el primero que lanza el producto al mercado, sino aquel que mejor lo ha adaptado, mediante el feedback, a las necesidades concretas de su público” asevera el profesional.

El Growth Hacker o “Hacker de Crecimiento” solo busca ir más allá de las técnicas tradicionales de marketing para diseñar estrategias que posibiliten el crecimiento de las empresas, startups un sitio web o proyecto determinado, con el fin de generar grandes cantidades de seguidores, que sean usuarios activos, que interactúen con la marca, vuelvan y hablen bien de tu sitio o marca; o sea buscan fidelizar a los clientes. Para hacer esto, el Growth Hacker analiza el entorno del comercio electrónico, vigila todas las métricas que sean necesarias para aumentar el número de usuarios, así como las formas que tienen de acceder o cuánto tiempo pasan en un sitio. Además buscan la manera de generar tráfico de forma creativa, algo importantísimo que debe tener como perfil, como también poseer conocimientos de códigos, html, estrategias de crecimiento para virilizar contenidos.

La diferencia entre Growth Hacker y un publicista, es que este se caracteriza por ser un experto en nuevas tecnologías, plataformas y herramientas desarrolladas en la web, que con inversiones mínimas pueden mostrar resultados en poco tiempo. Está atento a nuevas tendencias, sabe aprovechar un presupuesto acotado y sacarle jugo a los canales digitales.

Un publicista o marketer tradicional se enfoca en la construcción de marca y su visibilidad, y al growth hacker le interesan las conversiones y busca probar diferentes técnicas, de ahí que estén siendo más cotizados en los emprendimientos y startups de hoy. El Growth Hacker incluso quiere saltarse las formas establecidas de la publicidad, haciéndole el quite a los medios tradicionales porque los considera poco eficientes, difíciles de medir y demasiado caros.

Foto: Pixabay

Autores

AméricaEconomía.com