Pasar al contenido principal
Incendios en el Pantanal perjudican población de jaguares en Latinoamérica
Jueves, Octubre 13, 2022 - 14:54

Las llamas desplazaron, hirieron o mataron al 45% de los 1.668 jaguares de la región, la segunda mayor población de jaguares del mundo, según el estudio publicado el jueves en la revista Communications Biology.

Los incendios que arrasaron los humedales del Pantanal de Sudamérica en 2020 quemaron miles de kilómetros cuadrados de hábitat crítico para los jaguares y pueden amenazar su supervivencia a largo plazo, reveló una nueva investigación.

Las llamas desplazaron, hirieron o mataron al 45% de los 1.668 jaguares de la región, la segunda mayor población de jaguares del mundo, según el estudio publicado el jueves en la revista Communications Biology.

Los jaguares, que se distribuyen por todo el continente americano y se encuentran en gran parte en la selva amazónica, son una especie casi amenazada que está en peligro a corto plazo, ya que quedan unos 173.000 ejemplares.

Los incendios de 2020, que resultaron ser los más destructivos durante un periodo de estudio que osciló entre 2005 y 2020, calcinaron casi un tercio del Pantanal, el mayor humedal tropical del mundo.

"Los jaguares no son animales migratorios", señaló el coautor de la investigación Alan de Barros, ecólogo de la Universidad de Sao Paulo. "Los entornos de alta calidad como el Pantanal pueden dar lugar a que los jaguares" estén más agrupados, remarcó.

Para determinar cuántos grandes felinos pueden haber perecido en las llamas o estar heridos o desplazados, De Barros y sus colegas se basaron en 12 años de datos de distribución de jaguares y 16 años de mapas de la zona quemada.

Los desplazamientos que se producen tras la pérdida de hábitat pueden provocar disputas territoriales entre los felinos y reducir la disponibilidad de presas, según el estudio. Los jaguares tienen que desplazarse más lejos en busca de comida, lo que agota sus niveles de energía, y en última instancia puede dar lugar a una menor tasa de reproducción.

Según De Barros, los incendios se deben a una "combinación perversa" entre el aumento de las temperaturas y la disminución del agua que llega al Pantanal debido a la deforestación de la Amazonia y las tierras altas del Cerrado.

Allison Devlin, subdirectora del programa de jaguares del grupo de conservación de grandes felinos Panthera, dijo que el norte del Pantanal estaba inusualmente seco en 2020.

"La sequedad del suelo y la turba, el sistema de raíces de esta temporada (2020) hizo que los incendios fueran mucho más graves, ardieran mucho más, y el viento que llegó también ayudó a avivar las llamas", señaló.

Los científicos han advertido de que la sequía en la Amazonia brasileña y en los humedales del Pantanal, que se extienden a lo largo de las fronteras de Bolivia y Paraguay, también podría contribuir a la destrucción de los sumideros naturales de carbono -ecosistemas fundamentales para frenar el catastrófico cambio climático- y poner especies en peligro.

Autores

Reuters